La Organización Mundial de la Salud vigila de cerca las decenas de casos de hepatitis de origen desconocido en menores del Reino Unido, España e Irlanda, necesitando algunos un trasplante de hígado, anunció esta instancia el viernes.

Reino Unido señaló el 5 de abril diez casos de hepatitis grave en Escocia, un balance que subió a 74 tres días más tarde, según un comunicado de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que espera que salgan a la luz nuevos casos en los próximos días.



Algunos de los afectados tuvieron que ser trasladados a servicios especializados en enfermedades hepáticas, y seis menores requirieron un trasplante, detalló la OMS.

Además se informó de algo menos de cinco casos (posibles o confirmados) en Irlanda y tres en España, explicó la OMS. Pero no se registró ningún deceso.



Esta hepatitis afecta principalmente a menores de 10 años y se manifiesta por síntomas como ictericia (coloración amarillenta de la piel), diarrea, vómitos y dolores abdominales.

Entérate más:  Corea del Norte lanza tres misiles balísticos tras viaje de Biden

Los virus habituales de la hepatitis (A y E) no aparecieron en los menores afectados. Las autoridades sanitarias británicas indicaron recientemente que estaban examinando la hipótesis de un tipo de virus: adenovirus, y otras causas como el covid-19, otras infecciones o factores medioambientales.

En cambio, descartan todo nexo con la vacuna contra el coronavirus, ya que no la recibió ninguno de los casos en Reino Unido.