El diplomático dominicano secuestrado hace cuatro días por una peligrosa pandilla en Haití fue liberado, informó el canciller este miércoles en Santo Domingo.

Carlos Guillén, consejero agrícola de la legación dominicana en Puerto Príncipe, fue secuestrado el viernes al mediodía en la barriada Croix-des-Bouquets, en las afueras de Puerto Príncipe, en ruta a la frontera.



El ministro dominicano de Relaciones Exteriores, Roberto Álvarez, indicó que Guillén «ha sido puesto en libertad sano y salvo, después de 4 días de secuestro», en un tuit publicado de madrugada sin precisar detalles. «Agradecemos a todos los que participaron activamente por su liberación».

Una fuente de cancillería señaló el domingo que el rapto fue perpetrado por la peligrosa banda «400 Mawozo», que controla Croix-des-Bouquets y toda la carretera que conduce a la frontera con el pueblo dominicano de Jimaní, a una hora en auto de la capital haitiana.



No están claras las condiciones de la liberación. La prensa dominicana había informado que la pandilla pedía un rescate de 500.000 dólares por el funcionario, que viajaba precisamente a Jimaní.

Entérate más:  Hijo de Guillermo Moncada teme que liberen a quien asesinó su padre por un parqueo

Guillén era el primer diplomático dominicano secuestrado por una pandilla en Haití, según la fuente de cancillería.

Tras el rapto, el gobierno reforzó militarmente la zona de Jimaní, donde el tránsito comercial y turístico cayó 80% por el terror sembrado por las pandillas, según las autoridades locales.

La violencia de estas bandas criminales ha derivado además en una guerra abierta en Haití, con al menos 18 civiles muertos en medio de reportes de intercambios de disparos, incendios de casas y violaciones.

Las fuerzas policiales de ese país, sin armas suficientes para enfrentar la situación, han perdido el control de barrios enteros y carreteras.

400 Mawozo secuestró en octubre a un grupo de 17 misioneros estadounidenses y sus familiares, entre ellos cinco niños. Su líder, Germine Joly, alias «Yonyon», fue extraditado el martes a Estados Unidos para responder ante la justicia, que le acusa de conspiración y violación de la ley de reforma de control de exportaciones, contrabando, importación de armas de guerra y secuestro de ciudadanos estadounidenses.

Entérate más:  Asociación Nacional del Rifle realiza convención en Texas, donde una masacre dejó 21 muertos