Camilo y Evaluna se convirtieron en padres de índigo el pasado mes de abril en un parto en casa y en agua y ahora el cantante reveló un detalle que no se sabía; su esposa se comió la placenta de la bebé.

«A mi esposa se la encapsularon (la placenta) y se la comió», confesó Camilo en una entrevista “La Resistencia”, según resalta en una publicación Listín Diario.



El líder de La Tribu dijo que la doula, mujer que asiste a este tipo de partos sin respaldo sanitario, preparó todo y les ofreció varias posibilidades.

“Mi esposa dio a luz en la casa y la doula, que es la que preparó todo nos preguntaba qué queríamos y nos ofreció toda la gama de posibilidades», explicó Camilo, que dijo que ellos no habían hecho nada y que las cápsulas las preparó la propia doula.



Sobre el parto, dijo que fue largo, pero “precioso” y aprovechó para nuevamente expresar su admiración a la menor del clan Montaner.

Entérate más:  Alofoke tendrá un noticiario y un programa de investigación

Kim Kardashian

Kim Kardashian compartió en 2017 que había ingerido la placenta de su segundo embarazo en píldoras, un proceso de encapsulado a baja temperatura que le costó unos 250 dólares.

¿Es beneficioso comerse la placenta?

Aunque algunas personas optan por comerse la placenta, la página web Middlesex Health dice que puede ser puede ser perjudicial tanto para la madre como para el bebé.

Quienes promueven la placentofagia dicen que “puede prevenir la depresión posparto; reducir el sangrado posparto; mejorar el estado de ánimo, la energía y el suministro de leche; y proporcionan micronutrientes importantes, como el hierro”.

Sin embargo, un estudio de American Journal of Obstetrics and Gynecology reveló que comerse la placenta no tiene ningún beneficio observable, reseña el diario 20 Minutos.