Un juez de Luisiana suspendió temporalmente el lunes leyes que prohíben el aborto en ese estado del sur de Estados Unidos, parte de una rápida contraofensiva legal tras la decisión el viernes de la Corte Suprema de revocar ese derecho a nivel federal.

Estudiantes de medicina y una clínica impugnaron en la justicia local tres leyes que prohíben el aborto en Luisiana, argumentando que son demasiado «vagas» al no especificar claramente las excepciones o las sanciones asociadas.



El juez Robin Giarrusso bloqueó por tanto esas leyes hasta la audiencia del 8 de julio.

«Los abortos pueden reanudarse en Luisiana», tuiteó de inmediato el Centro de Derechos Reproductivos, que representó a los demandantes.



«Cada día que una clínica está abierta puede marcar la diferencia en la vida de alguien», dijo su presidenta, Nancy Northup, en un comunicado.

No obstante, es posible que esta victoria dure poco, ya que el fiscal general de Luisiana, Jeff Landry, prometió «hacer todo lo que esté a su alcance para garantizar que las leyes que protegen a los niños por nacer entren en vigor».

Entérate más:  Imponen prisión domiciliaria a conductora temeraria que atropelló a hombres en sector María Auxiliadora

La Corte Suprema anuló el viernes la sentencia «Roe v. Wade», que durante 50 años garantizó el derecho de las mujeres a interrumpir el embarazo, dejando a los estados la decisión de prohibir o no el aborto.

Varios de los estados gobernados por conservadores se apresuraron de inmediato a ilegalizar el aborto en su territorio, apoyándose en leyes que permanecieron inactivas hasta el momento.

Pero como en Luisiana, la contraofensiva legal no tardó, con varias iniciativas presentadas en tribunales estatales contra las leyes antiaborto.

En Utah, un tribunal también suspendió temporalmente la prohibición del aborto, tras una denuncia de Planned Parenthood, la principal organización de planificación familiar de Estados Unidos.

Esto representa «una victoria, pero no es sino el primer paso de la que será sin duda una batalla larga y difícil», comentó la asociación, que había presentado la demanda alegando que la prohibición del aborto viola la Constitución del estado.

El mismo argumento fue presentado en Florida por los detractores de una ley que reduce a 15 semanas el límite legal para abortar, que debe entrar en vigor el viernes.

Entérate más:  María Germán es la nueva directora del Hospital Francisco Moscoso Puello

Otras demandas fueron presentadas en Ohio, Kentucky, Idaho, Texas y Misisipi.

En tanto, estados demócratas como California o Nueva York, buscan convertirse en «santuarios» para que las mujeres que deseen abortar puedan hacerlo con seguridad.