Santo Domingo, RD.- El Partido de la Liberación Dominica (PLD) explicó en rueda de prensa encabezada por su Secretario General, Charles Mariotti, realizada este lunes, que “siempre ha apoyado y actualmente apoya el proyecto de Ley de Extinción de Dominio, tal y como ha sido consensuado en la Comisión Bicameral del Congreso Nacional”.

El Secretario General del PLD, Charles Mariotti, exhortó, en nombre del PLD, “a que la Comisión Bicameral que estudia el proyecto de Ley, en su reunión de este mismos día de las 4 de la tarde, concluya los trabajos y proceda a presentar la legislación a ambas cámaras para su pronta aprobación”.



“El PLD, como partido organizado, con visión de Estado, y como partido progresista, es consciente de que la Ley de Extinción de Dominio es un mandato que emana de la Constitución de 2010, impulsada por un Congreso donde el PLD tenía mayoría. De hecho, desde el 2011 hemos impulsado esta iniciativa, y el primer proyecto de ley de extinción de dominio fue aprobado en dos ocasiones en el Senado en julio de 2016 y luego en el 2019 y, quien les habla, hoy Secretario General, en ese entonces Senador por la provincia Monte Plata, fue quien más impulsó su aprobación en el Senado. Si en ese entonces la ley no fue aprobada en la Cámara de Diputados, habría que preguntar por qué a quienes lideraban la comisión de justicia en ese entonces”, recordó.

Entérate más:  Se descontinúan las alertas meteorológicas por disminución de las lluvias

El PLD recordó que esa ley era y es parte de un conjunto de normativas diseñadas para la modernización y mayor eficiencia en el combate de los delitos de la criminalidad organizada. Y que en su momento, sus gobiernos promulgaron la actual Ley contra el Lavado de Activos, la Ley sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología, Ley sobre el Terrorismo, entre otras.



El PLD recordó también que cuando las fortunas no pagan los impuestos correspondientes al Estado, es una forma de robarle dinero al pueblo dominicano, pues se trata de recursos que deja de recibir el gobierno y, por tanto, de destinar a resolver los problemas de la gente.