MadridEspaña. A menos de un mes de la última ola de calor, los termómetros volvieron a registrar niveles excepcionales este lunes en la península ibérica, con temperaturas superiores a los 40 ºC, y en el sur de Francia.

El aumento de las olas de calor es una consecuencia directa del calentamiento global, según los científicos, ya que las emisiones de gases de efecto invernadero aumentan la intensidad, duración y frecuencia de estos fenómenos.



En España, la temperatura máxima registrada para las 17H22 (15H22 GMT) era de 42,5 ºC en Sevilla (Andalucía, sur), pero el termómetro superaba los 42 ºC en ciudades del sur y suroeste como Jaén, Badajoz, Mérida y Córdoba, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

Esta nueva ola de calor, la segunda en un mes, «tiene visos de ser excepcional», incluso en un país acostumbrado a las temperaturas elevadas en verano, advirtió el lunes Rubén del Campo, portavoz de la Aemet.



Comenzó el domingo y podría durar «más de 9 o 10 días y eso haría que fuese una de las tres olas de calor más largas que hemos tenido en España desde 1975», dijo a la AFP.

«El cambio climático hace que las olas de calor sean más frecuentes y sean cada vez más intensas», explicó Del Campo, señalando que el número de estos episodios en el país se ha duplicado en los últimos 12 años.

Entérate más:  Así va cambiando La Duarte con París

Lo peor se espera entre martes y jueves, según la Aemet, que no obstante indicó no estar en condiciones de decir si el récord absoluto de temperatura registrado en España (47,4 ºC en Montoro, cerca de Córdoba, en agosto de 2021), podría ser superado.

Incluyendo la actual ola de calor, España ha registrado cinco episodios de temperaturas excepcionalmente altas en los últimos once meses.

El pasado mayo fue el más caluroso desde principios de siglo en el país.

Además, España sufre de una pronunciada falta de precipitaciones desde el invierno, lo que provocó que los embalses se encontraran este lunes al 45,3% de su capacidad total, muy por debajo de la media (65,7%) en esta época del año en la última década, según las autoridades.

 

– Incendios en Portugal –

 

En la vecina Portugal, el termómetro subió hasta los 44 ºC en algunas zonas durante el fin de semana, y si bien las temperaturas bajaron ligeramente el lunes, antes de volver a subir el martes y el miércoles. En la región de Évora (sureste), se esperaban 42 ºC, según la agencia meteorológica portuguesa.

Entérate más:  ONE lanza plataforma digital para reclutar 35 mil personas de cara a censo nacional

Esta ola de calor favoreció los incendios, sobre todo en el centro del país. El mayor de ellos, en la ciudad de Ourém (centro), fue contenido el lunes luego de quemar 2.000 hectáreas de vegetación.

Pero la situación sigue siendo «grave y excepcional», señaló el comandante nacional de protección civil, André Fernandes, mientras que el primer ministro, Antonio Costa, advirtió de un «riesgo máximo» en los próximos días.

La ola de calor llegó este lunes hasta el suroeste de Francia, señaló Météo-France. Las temperaturas sobrepasarán los 30 °C en buena parte del país, pero podrían llegar el martes en algunas zonas a 39 °C.

Este episodio meteorológico debería probablemente alcanzar su pico «entre sábado y martes próximos», precisó Sébastien Léas, de Météo-France, quien dijo que es aún temprano para decir si podría compararse con la ola de calor del verano de 2003, que dejó miles de muertos.

En Reino Unido, donde las temperaturas llegarán a los 33 ºC lunes y martes en el suroeste del país, el servicio nacional de meteorología lanzó el lunes un alerta naranja para advertir de una ola de «calor extremo» a partir del domingo, con termómetros por encima de los 35 ºC.