El Ministerio Público acusó al exprocurador Jean Alain Rodríguez, principal imputado del caso Medusa, de convertir a la Procuraduría General de la República en un bunker criminal y la sede central de sus soñadas aspiraciones presidencial.

“Una desmedida ambición de dinero y poder que lo llevó a cometer crímenes graves sin importarle que en su función de procurador general de la República estaba llamado a perseguir conductas criminales, no a convertir la Procuraduría General de la República en un bunker criminal y la sede central de sus soñadas aspiraciones a la Presidencia de la República, como acreditan las pruebas ocurrió en el tiempo que el referido acusado desempeñó las funciones…, generando un incalculable daño a la institución y al país”, puntualiza.



Agregó que “utilizando la función pública como plataforma y fuente de financiamiento ilícito, Jean Alain, miembro del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), logró alcanzar una membresía en el Comité Central del referido partido, en el año 2014, cuando se desempeñaba como director ejecutivo del Centro de Exportación e Inversión de la República Dominicana (CEI-RD), posición que logró teniendo como principal atributo político el patrimonio público.

Entérate más:  Gobierno RD hará todo a su alcance para rescatar con vida mineros atrapados

Afirma que con el objetivo de materializar con éxito su criterio de depredar el erario, el exprocurador desplegó “un conjunto de acciones criminales que puso en movimiento en el transcurso de su paso por la administración pública, lo que pone de relieve una conducta delictiva de una persona que no es un criminal circunstancial, sino uno organizado y con una muy clara misión y visión de lo que quería del Estado dominicano”.



Señala que la investigación realizada evidencia la necesidad de que nos repensemos como sociedad y demuestra cómo los controles internos y externos fallaron, lo que pone de manifiesto la coautoría de una parte importante del sector privado que, por acción u omisión, fue parte de esta red criminal para sacar beneficios del patrimonio público.

“Evidencia también la necesidad de mantener la política al margen de la justicia. La Procuraduría General de la República no puede ser un comando de campaña de ningún partido, los procesos penales no deben depender del color del partido político al que pertenezca el investigado, la justicia tiene que aplicarse con estricto apego a los principios de igualdad entre las partes e igualdad ante la ley”, manifestó el Ministerio Público.