La guerra en Ucrania supone la mayor amenaza a la economía global, advirtió este jueves la  secretaria del Tesoro estadounidense Janet Yellen, mientras los encargados de Finanzas del grupo de países G20 se preparaban para una reunión en Indonesia.

La invasión lanzada por Moscú hizo que se dispare la inflación en un momento en que el mundo estaba recién recuperándose de la pandemia del covid-19, lo que amenaza el restablecimiento logrado en los últimos dos años y supone un riesgo de que produzca hambre y pobreza de forma generalizada.



«Nuestro desafío más grande viene hoy de la guerra ilegal y no provocada lanzada por Rusia contra Ucrania», dijo Yellen en una conferencia de prensa en la isla de Bali antes del encuentro de los ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales de las 20 mayores economías del mundo el viernes y el sábado.

La encargada de Hacienda de Estados Unidos señaló que se están registrando «efectos negativos de la guerra en todos los rincones del mundo, especialmente en relación a la subida de los precios de la energía y la creciente inseguridad alimentaria». 



«La comunidad internacional deber tener una visión clara de las consecuencias económicas y humanitarias de su guerra», señaló en referencia al presidente ruso, Vladimir Putin.

Entérate más:  Nuevo escándalo sexual sacude a Apple

Yellen dijo que continuará presionando a los aliados de Estados Unidos en el G20 para poner un tope a los precios del petróleo ruso, una medida que busca cortar el financiamiento de la guerra y obligar a Putin a poner fin a la invasión, así como también a bajar los costos de la energía.

«Una limitación del precio (…) es una de las herramientas más poderosas», afirmó, agregando que este tope dejaría a Putin sin «los ingresos que necesita la maquinaria de guerra».

La alta funcionaria expresó sus expectativas de que India y China se sumen a esta iniciativa para limitar los precios afirmando que «está en sintonía con sus propios intereses» para anclar la inflación para los consumidores de todo el mundo.

Sin embargo, Yellen no comentó sobre si los representantes occidentales y sus aliados van a organizar una protesta levantándose de sus asientos cuando sea el turno de palabra de los rusos.

«No podemos hacer las cosas como siempre», dijo. «Lo que puedo decirles es que ciertamente espero expresar en los términos más contundentes mi postura sobre la invasión de Rusia (…) hablar sobre su impacto en Ucrania y sobre el conjunto de la economía global y condenarla».

Entérate más:  Lo que entregó en bonos la Superintendencia de Electricidad a varios directores

La secretaria del Tesoro afirmó que espera que «muchos» de sus colegas hagan lo mismo.

 

– Proyecciones más negativas para 2022 –

 

El ministro de Finanzas de Rusia no acudirá a la reunión en Bali y se dirigirá a sus pares de forma virtual, una semana después de que el canciller ruso, Serguéi Lavrov, fuera confrontado a un ambiente mayoritariamente crítico en la cita de ministros de Relaciones Exteriores del G20.

Los comentarios de Yellen hacen eco de las advertencias que hizo el miércoles el Fondo Monetario Internacional que señaló que las perspectivas de la economía global se han «ensombrecido significativamente» debido a la invasión lanzada por Moscú, unos meses después de que la entidad internacional revisara a la baja las proyecciones de crecimiento para 2022 y 2023.

Además, la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo que el FMI volverá a recortar sus proyecciones de crecimiento «tanto para 2022 como para 2023», en un informe que difundirá a finales de mes.

El FMI también señaló que la subida de los precios del combustible y de la energía podría «encender tensiones sociales», en una publicación del blog de la entidad en vísperas de la reunión del G20.