Santo Domingo, RD.- La Dirección General de Compras Públicas confirma hubo irregularidades en el proceso de licitación del programa Pinta tu Barrio en Navidad de la Dirección de Proyectos Estratégicos y Especiales de la Presidencia (PROPEEP), que dirige Neney Cabrera.

La DGCP, mediante un informe de 29 páginas, dice que el procedimiento “no califica como contratación por urgencia”, tal y como reveló El Informe, añadiendo que tanto la ley como el reglamento así lo estipulan, al igual que una resolución del órgano rector que dice que la declaratoria de urgencia “solo podrá realizarse cuando surjan situaciones imprevisibles, inmediatas, concretas y probadas”.



A mediados de junio, El Informe con Alicia Ortega presentó una investigación sobre el proceso que le costó al país más de 155 millones de pesos y que fue realizado de “urgencia” e incluyó empresas que parecen ser fantasmas u otras que estaban vinculadas entre sí, así como también cambios de la mercancía prometida por productos más económicos y que no cumplían con lo ofertado en el proceso de licitación ni con los fines del programa.

La justificación de PROPEEP no cae dentro de esos renglones.



Igualmente, Compras y Contrataciones dice que comprobó que “resultaron adjudicadas empresas que se encontraban vinculadas”, otras de las irregularidad denunciada por El Informe.

El órgano rector no solo confirmó lo revelado por El Informe, sino que señaló que “aun cuando no fue posible concluir de manera fehaciente que algunas empresas ejecutaron practicas colusorias en el referido proceso, si se puede inferir que varias de estas prepararon sus ofertas en conjunto, y comprobaron la existencia de múltiples indicios de colusión, como son la utilización del mismo auditor independiente para la auditoría de sus estados financieros, la adquisición de pólizas de seguro con igual compañía y con numeración secuencial, el registro de sus nombres comerciales a la titularidad de la misma persona y la notarización de poderes de representación con un mismo notario público”.

Entérate más:  EEUU "continuará" discutiendo con Rusia para canje de prisioneros

Resalta Noticias SIN que la investigación de El Informe también reveló que por lo menos cinco empresas entregaron pintura para uso en “interiores” cuando habían ofertado productos para uso en “exteriores”, tal y como lo indicaba el pliego de condiciones de la licitación.

PROPEEP, según el documento, envió una carta a la DGCP “que todas las pinturas recibidas cumplen en totalidad con los requerimientos técnicos y de calidad exigidos en el pliego de condiciones, y que cualquier discrepancia, sin que ello implique una violación, fue resultado de la escasez provocada por el COVID-19 y el desabastecimiento del mercado, producto de la magnitud de la compra efectuada”.

Las empresas Big Star y SGS, relacionadas entre sí, ofrecieron al PROPEEP una pintura acrílica recomendada por el fabricante para interior y exterior con tres años de garantía. Sin embargo, lo que finalmente entregaron era diferente: “pintura de estírelo, acrílico mate para interiores”, según lo estipula la ficha técnica de la marca entregada para un proyecto que tenía como objetivo mejorar las fachadas de viviendas, parques y lugares icónicos, según la resolución de PROPEEP.

Entérate más:  Santiago: 15 años de prisión para mujer que mató a su esposo

Además, en el pliego de condiciones, por lo menos dos de los colores de la pintura acrílica requerían que fuera para exteriores y con una garantía de tres años. La garantía de lo entregado fue de solo12 meses con el recipiente cerrado, según las especificaciones del fabricante.

Igualmente, para la pintura tráfico, el pliego requería un mínimo de tres años de garantía. El producto que suplieron cuenta con 24 meses con el recipiente cerrado.

Tanto Big Star como SGS comunicaron el cambio de marca de la Pintura a PROPEEP. Big Star indicó que “posee las mismas características, requerimientos y calidad que la ofertada en el proceso”. SGS dijo que era de “calidad superior y contaba con tres años de garantía.”

PROPEEP aceptó en ambos casos haciendo la salvedad de que se “reservaba el derecho de no aceptar la entrega (…) si no se correspondía a lo requerido en características, calidad y presentación solicitada”. Obviamente no verificaron.