Los jueces de la Tercera Sala Penal de la Corte de Apelación del Distrito Nacional conocen la solicitud de variación de las medidas de coerción impuestas a los siete imputados de golpear en el destacamento de Naco a David de los Santos, lo que le produjo su muerte el pasado mes de abril.

El Ministerio Público solicitó que al capitán y al coronel de la Policía se les dicte la prisión por un año en una cárcel regular y no en Operación Especiales de la Policía, como decidió el Tribunal de Primera Instancia.



También, el Ministerio Público pide que a dos alistados se les varíe la prisión domiciliaria y sean enviados a la cárcel.

De acuerdo al periódico Diario Libre, los jueces Pedro Sánchez Rivera, Nancy Joaquín y Mariana Daneia García, atienden igualmente el pedimento de los tres hombres que estaban detenidos en el destacamento junto con David, de ser puestos en libertad, pues guardan prisión en Najayo-Hombre, San Cristóbal.



Entérate más:  Por si lo conoces, está interno en el Darío Contreras

Los oficiales que cumplen la coerción en Operaciones Especiales son: el capitán Domingo Alberto Rodriguez Rodríguez y el teniente Germán de la Cruz García, quienes se desligan del crimen.

Mientras los alistados son el cabo Alfonso Decena Hernández y al raso Sari Manuel González García, quienes guardan prisión domiciliaria.

Los civiles Santiago Mateo Victoriano, Michael Pérez Ramos y Jean Carlos Martínez Peña purgan prisión preventiva en la cárceles de Najayo por el caso y buscan ser liberados.

David de los Santos fue llevado al destacamento de Naco de la capital el pasado 27 de abril, tras ser arrestado en una plaza comercial y murió con múltiples golpes en su cuerpo cuatro días después, en un hecho que conmocionó a la República Dominicana.

El expediente indica que los civiles Mateo Victoriano, Pérez Ramos y Martínez Peña se asociaron con los policías para matar al joven, ya que le propinaron múltiples golpes contusos en el cráneo y en distintas partes del cuerpo mientras este se encontraba en una celda del destacamento esposado con las manos hacia atrás y sin capacidad para defenderse.