Yocasta Díaz, la madre de Alexander Sang Díaz, estudiante de Ingeniería de Software, de 19 años, desaparecido desde hace dos meses y 15 días, espera volver a ver a su hijo este lunes, al menos en el vídeo de una cámara de seguridad de la empresa Bepensa Dominicana, que en su buena fe dijo que compartiría el material captado por el aparato durante 24 horas en las que espera corroborar la versión de un testigo que dice haberlo visto por la zona.

Ya la Policía Nacional tiene el video en su poder, pero hasta el momento solo le han dicho a la madre del joven estudiante que en horas de la mañana no se vio a Sang en el video; no obstante, aún hay esperanzas en las horas de la noche, al menos para Yocasta.



El último avistamiento del joven, según la madre, fue en El sector El Cacique.



Con un dejo de decepción en la voz, Yocasta reconoce que “Aunque quieran” los miembros de la uniformada no pueden estar cien por ciento con su caso por las limitantes que tiene la institución.

Las dificultades
Una realidad que se evidencia a través de la experiencia de esta madre que busca a su hijo, y que muchos ciudadanos ignoran, es que la Unidad de Desaparecidos de la Policía Nacional solo cuenta con seis personas (según Yocasta), para realizar las labores de búsqueda en todo el país, tres mujeres en oficina, un coronel encargado de las investigaciones y dos oficiales técnicos quienes son los que salen a realizar las labores de campo.

“Es lo que yo digo en cada entrevista; la unidad de desaparecidos necesita personal, necesita tecnología y necesita un protocolo a seguir, algo establecido…”, añadió.

El suplicio de Yocasta no se limita solo a esperar noticias sobre su hijo, sino que esta madre también tiene que lidiar con las llamadas de desaprensivos que dicen tener a su hijo y le piden dinero para darle pruebas de vida y que ciertamente lo tienen cautivo.

“Cuando yo le pido foto, cuando yo le pido una video llamada, pues obviamente me dicen no tiene que depositarme el dinero antes de yo ponérselo…la Policía me dice que esas son personas que están en la cárcel”, agrega.

La madre enfatiza que toma todas las llamadas que recibe porque no sabe “Si de verdad puede ser una persona dando una pista”.

Entérate más:  Uno que deja de ser pobre

¿Quiénes han querido ayudar?
Su caso se hizo muy mediático, la desaparición de Alexander tocó a los medios de comunicación y recordó otros que tristemente aún siguen sin respuesta, pero este interés también movió a personalidades de la vida política y gubernamental a ofrecerse a brindar una mano amiga.

Yocasta menciona que aunque no se ha podido reunir con el director de la Policía Nacional, Eduardo Alberto Then, ha recibido llamadas de viceministros de la presidencia, los diputados Orlando Jorge Villegas, Omar Fernández y “Muchas personas del Gobierno” que se han comunicado con ella para brindarle su apoyo.

No obstante, las muestras telefónicas de apoyo y a pesar de las posiciones que ostentan algunos de los que la han llamado, sus influencias, ni individuales ni conjuntas, han podido motorizar una mayor acción en aras de conseguir dar con el paradero o destino de su hijo.

Sigue fuerte
Tras diez minutos de entrevista, la serenidad la abandona y rompe en llanto logrando apenas reponerse para asegurar que no se puede sentar a esperar noticias y se refugia en Dios para poder seguir adelante con la búsqueda de su hijo Alexander.

“Esa fuerza la saco de Dios, porque imagínese yo no me puedo sentar a llorar nada más, tengo que secar la fuerza de donde Dios me la da para seguir adelante, no me puedo sentar. Yo misma pego afiches, yo misma lo busco, yo misma ando a todas las horas por toda la calle”, dice aun sobreponiéndose.

Una vez vuelve a la serenidad, Yocasta aprovecha para desmentir las versiones trascendidas en medios de comunicación que acusan al joven Alexander de irse de su casa tras una discusión o situaciones similares.

Recuerda lo feliz que se encontraba Alexander por recibir su primera clase de la carrera en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), felicidad que mantuvo durante su asistencia a misa, cuando compraron comida y durante su permanencia en la casa realizando su tarea.

¿Qué espera la madre?
Durante la conversación con el Hoy Digital, Yocasta reitera que no sabe que pudo pensar su hijo en ese momento, insiste en que pudo tratarse de estrés, ya que, momentos antes de su desaparición estuvo haciendo tareas de algebra durante cinco horas seguidas.

Entérate más:  El Palacio PN, Ministerio de Defensa y el Zoológico no tienen títulos de propiedad

Sus esperanzas están puestas en ese video que procurará hoy en Bepensa Dominicana, donde espera poder ver a su hijo en las imágenes y así encontrar una especie de luz al final del túnel. Ya que los avistamientos reportados son de personas parecidas a él.

“Necesito la Policía, no solamente para la cámara, necesito la Policía porque por aquí por el Cacique, por el correo, hay sitios de indigentes que nosotros no hemos ido. Aunque la Policía se metió en varios sitios ahí está el Agua y Luz que supuestamente estaba cerrado pero ahí se meten indigentes”, dijo.

Yocasta pide a la uniformada que vaya de noche a ese lugar y que busquen a la hora en la que se encuentran los indigentes ahí.

¿Por qué no ha vuelto?
Quizás la pregunta que todo el que conoce el caso de la desaparición de Alexander es ¿Por qué no ha vuelto a casa?, su madre también se lo pregunta y se responde a sí misma que no sabe, pero entiende que tal vez su mente “Puede estar bloqueada” porque no es un joven de desaparecer conscientemente.

“Él es un muchacho bueno…un muchacho estudioso, responsable y él me quiere mucho, cariñoso, él no me haría eso. Ese sufrimiento a mí y a su familia n

Una situación que trasciende lo personal
A pesar del desinterés de las autoridades, de las falsas promesas de ayuda, de los desaprensivos que quieren lucrarse con la desgracia ajena y las debilidades del sistema, hay una realidad que no cambiará y esta es que Yocasta seguirá su búsqueda y tocando puertas para que llamado sea escuchado.

Su situación va más allá que un joven perdido, se ha convertido en la misión personal de una mujer para llamar la atención del sistema y lograr un cambio de cómo se hacen las cosas. Su voz se eleva hoy para pedir más recursos humanos, económicos y tecnológicos para la unidad de desaparecidos de la Policía Nacional. Además de, la aprobación de la Ley Amber que brindaría un nuevo marco jurídico y de acción para este tipo de situaciones.o, conscientemente no”, agregó.