La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, aterrizó este martes en Taiwán, ignorando las amenazas chinas de represalias en caso de que la visita a la isla se llevase a cabo.

Las imágenes de la televisión mostraron a la legisladora, de 82 años, a su llegada al aeropuerto Songshan de Taipéi, donde fue recibida por el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Joseph Wu.



Un comunicado del equipo de la dirigente Demócrata, del mismo partido que el presidente Joe Biden, y tercera figura en la jerarquía política de Estados Unidos, indicó que la visita muestra el «apoyo incondicional» de Estados Unidos a la isla y que esta «no contradice» la política de Washington hacia China.



Pekín, que considera a Taiwán como una provincia rebelde, fustigó por su lado las acciones «extremadamente peligrosas» de Estados Unidos.

Entérate más:  Siete de cada 10 estadounidenses ve la migración como una ventaja para EEUU