China vs Estados Unidos en lucha por Taiwán, lo que se oculta explicado detalladamente por el economista Eriden Estrella en las Exclusivas de José Peguero.



No es la primera vez que Nancy Pelosi irrita a China. La presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que llegó el martes a Taiwán, ya la enfureció en el pasado con una pancarta en la Plaza de Tiananmen de Pekín o reuniéndose con el dalái lama.

Pelosi, la congresista con más poder del país, avivó la tensión en las relaciones entre Estados Unidos y China viajando a Taiwán, que el gobierno chino considera una provincias rebelde.



A sus 82 años, Pelosi, la segunda en la línea de sucesión a la presidencia de Estados Unidos, se convierte así en la congresista de mayor rango en visitar la isla en 25 años.

A lo largo de su carrera no ha perdido ocasión para increpar a Pekín por lo que considera un pésimo historial en materia de derechos humanos y democracia.

Entérate más:  MP incauta más de 40 propiedades a red de narcotráfico y lavado de activos

Cuando era una joven congresista denunció una y otra vez la represión de Tiananmen del 4 de junio de 1989 contra los manifestantes prodemocracia en Pekín. Lo tachó de «masacre» y acusó a los servicios de seguridad chinos de llevar a cabo «ejecuciones secretas».

«Los derechos humanos de los habitantes de China no son un asunto interno», declaró.

Desde entonces, Pelosi ha criticado a los dirigentes chinos y se ha reunido con disidentes políticos y religiosos, además de con el dalái lama. También calificó de «genocidio» el trato a las minorías musulmanas de la región de Xinjiang.

Dos años después de la represión de Tiananmen, visitó China con otros dos miembros del Congreso por invitación oficial.

Pero enfadó a sus anfitriones visitando la famosa plaza y colocando flores en un monumento a los mártires con una pancarta en la que se leía: «A quienes murieron por la democracia en China».

Después de que la policía china detuviera brevemente a los congresistas estadounidenses, declaró a la prensa: «Llevan dos días diciéndonos que hay libertad de expresión en China. Esto no se ajusta a lo que nos dijeron».