China suspendió este viernes toda cooperación con Estados Unidos en materia de calentamiento global y otras áreas, una decisión «irresponsable», según Washington, que instó a Pekín a detener los ejercicios militares lanzados en torno a Taiwán para rebajar las tensiones.

Pekín «suspenderá las negociaciones sino-estadounidineses sobre el cambio climático» y anulará un encuentro entre dirigentes militares, así como dos reuniones sobre seguridad, declaró el ministro chino de Relaciones Exteriores.



La decisión llega unos días después de la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes estadounidense, Nancy Pelosi. 

Los dos países más contaminantes del mundo se habían comprometido el año pasado a trabajar juntos y prometieron reunirse regularmente para «abordar la crisis climática».



Pekín también dijo el viernes que suspendía la cooperación con Washington en otras materias como repatriación de inmigrantes ilegales, justicia, delincuencia transnacional y lucha contra las drogas.

La suspensión del diálogo sobre el cambio climático es «básicamente irresponsable», reaccionó el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby. «China no solo está castigando a Estados Unidos, sino al mundo entero», añadió.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres mostraba su preocupación por situación actual. «Para el secretario general, no hay forma de resolver los problemas más apremiantes del mundo sin un diálogo y una cooperación efectivos entre los dos países», declaró a periodistas el portavoz de Guterres, Stephane Dujarric, en referencia a China y Estados Unidos.

Entérate más:  China advierte que no tolerará a "separatistas" taiwaneses

 

-Rebajar el tono-

 

Estados Unidos también pidió a China que ponga fin a sus maniobras militares desde la controvertida visita de Nancy Pelosi a Taiwán. «Los chinos pueden hacer mucho para reducir las tensiones cesando sus provocativos ejercicios militares y rebajando el tono”, dijo John Kirby.

La movilización de aviones y buques de guerra, el mayor simulacro militar de la historia de China cerca de Taiwán, prosiguió el viernes, también en reacción al viaje de Pelosi esta semana, con Taipéi criticando a su «malvado vecino» cuyas maniobras lo han rodeado, literalmente, durante tres días.

La Casa Blanca, por su parte, convocó al embajador chino en Washington. «Hemos condenado las operaciones militares de China, que son irresponsables y contrarias a nuestro objetivo de larga data de mantener la paz y la estabilidad en el Estrecho de Taiwán», afirmó el viernes el portavoz ejecutivo John Lee Kirby.

El jefe de la diplomacia china, Wang Yi, respondió acusando a Estados Unidos de tener «la costumbre de crear un problema y luego utilizar este problema para lograr sus fines». «Este enfoque no funcionará con China», advirtió.

 

– La línea media sobrepasada –

 

China calificó los ejercicios bélicos, que proseguirán hasta el domingo a mediodía, como una respuesta «necesaria» a la visita de Pelosi.

Según Taiwán, 68 aviones de combate y 13 barcos de guerra chinos habían cruzado este viernes la llamada «línea media» del estrecho que separa la isla de China continental.

Entérate más:  9 años después de hizo justicia

Este término alude a una coordenada no oficial pero de aceptación general, a medio camino entre las costas de China continental y las de Taiwán.

Los simulacros de China incluyeron un «ataque con misiles convencionales» en la costa al este de Taiwán, dijo el ejército chino.

Periodistas de la AFP en la isla china de Pingtan vieron un avión de combate sobrevolando la zona y un buque militar chino navegando por el estrecho de Taiwán.

El Partido Comunista Chino considera a Taiwán como parte de su territorio y ha prometido tomarlo algún día, por la fuerza si es necesario.

La hipótesis de una invasión de Taiwán, con 23 millones de habitantes, es poco probable pero estas maniobras constituyen «una escalada significativa», estimó el Secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, tras mantener conversaciones con cancilleres del este de Asia en Camboya.

Japón presentó una queja diplomática formal contra China, ya que cinco misiles cayeron presuntamente en su zona económica exclusiva (ZEE).

Estos ejercicios tienen lugar en algunas de las rutas marítimas más utilizadas del planeta, por las cuales transita material electrónico esencial procedente de las fábricas del sudeste asiático con destino a los mercados mundiales.