Un sorteo de la popular lotería Powerball que tenía a los estadounidenses en vilo con un premio de 1.900 millones de dólares, fue aplazado la noche del lunes, alimentando la fiebre por el juego en todo el país.

La Lotería de California dijo el lunes que el sorteo fue aplazado debido a que necesitó más tiempo para completar los protocolos de seguridad.



«Powerball tiene estrictos requerimientos de seguridad que deben ser acatados por todas las 48 loterías (estatales) antes de realizar un sorteo», publicó en Twitter la Lotería de California.

«En este momento no hay un tiempo estimado para efectuar el sorteo», agregó.



El sábado ningún apostador acertó los seis números correctos para hacerse con el premio gordo, por lo que el botín absoluto sumó 300 millones de dólares para el sorteo que debía realizarse el lunes en la noche, hasta llegar a los 1.900 millones. 

Incluso gente que normalmente no juega lotería decidió apostar, formando filas en las tiendas que vendían los billetes.

Un total de 16 jugadores acertaron los primeros cinco números del sorteo del sábado, y cada uno se llevó al bolsillo un millón de dólares. Sin embargo, la probabilidad de ganar el pozo mayor acertando los seis números, en un boleto que cuesta dos dólares, es de solo una en 292,2 millones.

Para hacerse una idea, la probabilidad de ser alcanzado por un rayo es de una en un millón, según las autoridades sanitarias de Estados Unidos.

Los afortunados ganadores elegirán entre recibir depósitos distribuidos a lo largo de 29 años o el monto total en un solo pago. Esta última es la opción favorita para la mayoría de nuevos millonarios.