El Kremlin afirmó el martes que seguirá con la «máxima atención» la cumbre de la OTAN que se abre este martes en Washington porque la Alianza Atlántica «ve a Rusia como su enemigo».

«Es una alianza que ve a Rusia como su enemigo, su adversario. Una alianza que ha declarado abiertamente en repetidas ocasiones que su objetivo es infligir una derrota estratégica a Rusia en el campo de batalla», declaró el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en una rueda de prensa.



«Es por ello que vamos a seguir con la máxima atención la retórica de las conversaciones que tendrán lugar y las decisiones que se tomen», añadió.

El presidente estadounidense Joe Biden recibirá a los 32 dirigentes de la OTAN durante tres días, a partir de este martes.



También invitó a los líderes de Australia, Japón, Nueva Zelanda y Corea del Sur, una señal del creciente papel de la OTAN en Asia frente a una China en ascenso.

Pero la estrella de la cumbre será el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, cuyo país no integra la alianza y que se espera pida a sus aliados occidentales más sistemas de defensa antiaérea.

La OTAN, fundada en 1949 para proporcionar defensa colectiva contra la Unión Soviética, volvió a su misión original cuando los aliados se unieron en defensa de Ucrania tras ser invadida por Rusia en 2022.

Ucrania contó con la ayuda de la mayor parte de Occidente y esperaba derrotar a Rusia en poco tiempo. Pero las tropas rusas han seguido avanzando en el este del país.

El lunes una oleada de bombardeos rusos en Ucrania dejó al menos 37 muertos, incluyendo uno contra un hospital infantil.

Peskov aseguró que Rusia no ataca a «objetivos civiles».