Inauguran el primer ‘gimnasio sexual’ en Medellín

0

¿Se imagina convertirse en una mujer que controla a voluntad sus contracciones vaginales, o en el caso de los hombres, volverse una persona multiorgásmica o eliminar la eyaculación precoz? Estas son solo tres de las posibilidades que, con un entrenamiento adecuado de los músculos pélvicos, se pueden alcanzar en el nuevo gimnasio sexual Fit Sex inaugurado en Medellín (Colombia).

estetica

“Durante siglos, las mujeres de la cultura oriental enseñaron a sus hijas los métodos de entrenamiento de los músculos pélvicos con fines sexuales. En occidente apenas estamos abriendo la mente”, señaló en declaraciones al diario El Tiempo el urólogo Juan Luis Arcila quien, tras 26 años de práctica profesional, piensa que ha llegado el momento para que los hombres y mujeres accedan a los beneficios de la estimulación de los músculos del piso pélvico, un concepto muy cercano al control del milenario sexo tántrico.

Con el uso de tecnología de última generación y con programas de ‘entrenamiento’ de seis niveles de seis sesiones cada una, los pacientes mejorarán el control muscular hasta alcanzar un nivel tal que les permite, por ejemplo, a los varones controlar sus erecciones por tiempos más prolongados y decidir el momento de la eyaculación y a las mujeres a generar, a través de la contracción vaginal, múltiples sensaciones para ellas y sus parejas.

“De una vida sexual insatisfactoria se generan diferentes afectaciones a nivel sicológico, a nivel afectivo y hasta social”, indicó el especialista, quien explicó que a través de un transductor vaginal (en el caso de las mujeres) o anal (para los hombres) se electroestimula el mencionado grupo muscular.

Además de los beneficios sexuales, el entrenamiento del piso pélvico permite revertir el debilitamiento muscular en las mujeres tras el parto, así como evitar la incontinencia urinaria y la vejiga caída, entre otras consecuencias de la edad avanzada.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.