Empieza reunión de alto nivel en Nueva York que intentan detener guerra en Siria

0

 Las grandes potencias del mundo se reunían este viernes en Nueva York en busca del apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU para que adelante un ambicioso plan de Estados Unidos y Rusia que apunta al alto el fuego en la brutal guerra civil en Siria.

Delegados del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, conformado por 17 países -entre ellos Estados Unidos, Rusia, Arabia Saudita e Irán además de la ONU, la Unión Europea y la Liga Árabe-, iniciaron las discusiones en la mañana en un lujoso hotel de Nueva York.

siria

Después los 17 ministros de Asuntos Extranjeros que participan en los diálogos irán a la sede de la ONU, con el objetivo de adoptar una resolución del Consejo de Seguridad que dé seguimiento a la hoja de ruta marcada en Viena el 14 de noviembre para resolver el conflicto sirio.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, visitó esta semana Moscú para asegurar a ese aliado clave del presidente sirio Bashar Al Asad de que Washington no busca un “cambio de régimen”.

Kerry se reunió el jueves con el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Adel Al Jubeir, en un hotel de Nueva York para tranquilizar al enemigo más implacable de Asad y asegurarle que Estados Unidos no aflojará su presión sobre el hombre fuerte de Siria.

Se trata de un arriesgado acto de equilibrio diplomático con el cual Kerry pretende mantener tanto a Moscú como a Riad dentro del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, que busca establecer conversaciones de paz.

Riesgo de eternizar la guerra 

Washington y el emisario de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, quieren que el régimen de Asad y los grupos rebeldes envíen delegados para dar inicio a un diálogo de paz antes del 1 de enero.

Un diplomático de uno de los cinco países miembro permanentes del Consejo de Seguridad indicó a periodistas que la resolución no está concluida, pero se espera que ocurra a la brevedad.

“El paso más importante de dar es continuar avanzando hacia un real cese al fuego (…) entre los grupos de oposición armados y las fuerzas de seguridad del régimen de Asad”, dijo el ministro alemán de Asuntos Extranjeros Frank-Walter Steinmeier, citado en una declaración oficial.

Si se consigue un cese al fuego en la guerra civil de cuatro años y medio, que ha dejado 250.000 muertos y forzó a millones de personas a partir al exilio, las tropas sirias, Rusia y la coalición internacional liderada por Estados Unidos podrían concentrar su atención en combatir al grupo yihadista Estado islámico.

Según el acuerdo en Viena, el gobierno y los rebeldes sirios tendrían seis meses para formar un gobierno de transición y 18 meses para organizar unas elecciones nacionales.

Pero el destino de Asad es el principal obstáculo para salir de la crisis.

En una entrevista para la televisión holandesa NPO2, Asad dijo el jueves que con los esfuerzos por provocar un cambio de régimen en Damasco la guerra “se eternizará”.

El conflicto podría acabar en menos de un año “si los países responsables actuaran contra la llegada” de combatientes extranjeros a Siria, afirmó Asad.

Asuntos pendientes 

Pero numerosos temas pendientes siguen planeando sobre el proceso.

¿Podrían Asad y sus aliados extranjeros, como Rusia e Irán, sentarse a negociar con los rebeldes a los que habitualmente denuncian como “terroristas”?

Y, a su turno, ¿podrían los rebeldes y sus aliados extranjeros tolerar conversaciones con un régimen al que acusan de haber matado a miles de sus propios ciudadanos con bombas de racimo y armas químicas?

Los enviados internacionales -incluyendo al canciller ruso Sergei Lavrov- buscarán escuchar de Arabia Saudita un informe de cómo progresan sus esfuerzos para mediar en la conformación de una coalición rebelde que negocie con Damasco.

Pero incluso si un alto al fuego fuera posible, ¿quién estaría a cargo de vigilarlo? ¿Quién podría liderar la lucha contra organizaciones yihadistas como Estado Islámico, el Frente Al Nusra y Al Qaida, que quedarán por fuera del proceso de paz?

“El resultado que se espera de la sesión de la tarde (en la ONU) es obviamente la aprobación de una resolución y el secretario (Kerry) sigue confiando en que podemos obtenerlo”, dijo el jueves John Kirby, portavoz del Departamento de Estado.

Los diplomáticos estadounidenses admiten que el plan es ambicioso y que el éxito no es seguro, pero tienen la esperanza de que Rusia y Arabia Saudita puedan convencer a sus respectivos aliados de sentarse a negociar.

El presidente ruso Vladimir Putin, argumentan, no quiere ver las fuerzas rusas que envió a Siria empantanadas en un conflicto indefinido.

Los grupos de la oposición siria, reunidos en Riad, eligieron el jueves a Riad Hijab, que era primer ministro antes de desertar, como su coordinador general.

Regalanos un Like!!!

No hay comentarios

Participa en el debate, deja un comentario.