Santo Domingo. Suerte que pararon a tiempo porque hubo uno de ellos que dijo que no descansaría hasta que matara al otro, pero luego de la intervención de unos vecinos lograron calmarlo.

Entérate más:  La OMS da la voz de alarma contra Los cigarrillos electrónicos