¡Parece que ayer! Pero hace ya cinco años de que Jesús Gil, Masa, protagonizó uno de los escándalos más famosos de la Televisión Dominicana.



Fue en enero de 2012, que durante la transmisión en vivo de su programa “Cero estrés”, el animador le tocó las partes íntimas al transexual Mía Cepeda, según él, para comprobar que todos sus atributos físicos fueran reales.

Dicha acción que provocó que el Grupo Telemicro sacara del aire por varias semanas, su espacio televisivo que en esa ocasión era transmitido en horario de 6:00 de la tarde a 7:00 de la noche. Y no sólo eso, se mantuvo en la mira de los medios y formó un avispero en las redes sociales.



Sin embargo, aunque muchos piensan que este episodio no había sido nada positivo para el futuro profesional del polifacético comunicador, éste asegura que ha sido todo contrario.

“Este escándalo con Mía Cepeda me súper, archi, mega benefició en lo profesional… Me cambió la vida en todos los tenores; me dejó más dinero, trabajo y aumentó mi fama”, dice Masa, quien actualmente presenta su programa a las 11:30 de la noche por Digital 15.

Pese a haber enfrentado con dolor de cabeza este hecho, verse envuelto en rumores y otras acusaciones como la de que su programa es obsceno y lleno de doble sentido, Jesús Gil continúa siendo uno de los animadores insignia de Medios Telemicro, lo que atribuye a su trabajo y constancia.

“En todos los lugares hay detractores, y en este país hay una cuádruple moral, el Sr. Juan Ramón Gómez Díaz sabe diferenciar a Jesús Gil y al personaje de Masa, sabe que soy un show para adultos. Modestia aparte sabe que lo único que se hacer y hago es trabajar”, expresó en una entrevista para el comunicador Robinson Pérez de Enterato.com.

Por otro lado, la vida sentimental del también cantante ha generado numerosas especulaciones, al punto de que le han atribuido muchas novias y ha sido descrito como un “mujeriego”, cosa que niega y afirma que está soltero pero a estas alturas de su vida, se siente más feliz que nunca a pesar de que no tiene una compañera a su lado.

“La edad y el tiempo me han ensenado que lo amoroso tiene diferente matices, porque estoy felizmente enamorado de mis tres hijos. Ya en cuanto a pareja estoy dándome un tiempo para asumir una relación”, finalizó.