El Tribunal Superior Administrativo (TSA) rechazó ayer la medida cautelar solicitada por los propietarios de terrenos en Valle Nuevo que buscaba la suspensión de los efectos de la resolución 14-2016 del Ministerio de Medio Ambiente que prohíbe las actividades agropecuarias dentro del parque nacional y obliga el retiro de los cultivos y el desmantelamiento de las infraestructuras vinculadas a estas tareas.



En cuanto al fondo de la referida medida solicitada por las empresas recurrentes Granja Mora, Flores Antillanas y Flores Purama, el TSA decidió rechazar el pedimento tras considerar que “la adopción de la misma afectaría o perturbaría gravemente el interés general”.

La sentencia 30-2017, dictada por el juez presidente del TSA, Rafael Vázquez Goico, declara no ha lugar estatuir, por falta de objeto, la solicitud formulada por el Ministerio de Medio Ambiente y la Procuraduría General Administrativa de exclusión de documentos depositados por los impetrantes en la audiencia del pasado 25 de enero, porque versan sobre hechos no contradictorios, por lo tanto no inciden en la presente decisión.



El dispositivo también rechaza el pedimento de “irrecibilidad” de las conclusiones sobre la extensión del plazo de desalojo de los terrenos, formulado por la Procuraduría General Administrativa sobre la base de que el fallo de la solicitud provisionalísima que dictara el tribunal en este proceso cautelar no tiene autoridad de la cosa juzgada material, pudiendo en consecuencia dicho pedimento ser planteado nuevamente.

Asimismo, rechaza el pedimento formulado por las partes impetrantes a los fines de que el Tribunal fije el punto de la partida del plazo para el desalojo establecido en la resolución 14-2016, de fecha 29 de septiembre del 2016, en vista de que se trata de un pedimento que tendría como consecuencia una decisión definitiva, es decir, de naturaleza no provisional.

Indican los periodistas Diana Rodríguez y Miguel Ponce del periódico El Caribe que tras escuchar la sentencia, Manuel Fermín, abogado de las empresas recurrentes, expresó que esta es sólo una batalla de las que se librarán a favor de los productores.

“Ahora vamos a ver si ellos (Medio Ambiente) se van a atrever a desalojar a pesar de que su misma resolución no habla de eso. Dependiendo de lo que ellos hagan vamos a ejercer acciones legales al respecto”, dijo.

Indicó que próximamente darán a conocer las acciones de lugar.

Los impetrantes sometieron el 30 de octubre de 2016 ante dicho tribunal un recurso contencioso a través del cual piden la anulación definitiva de la resolución que aprueba y autoriza el plan de rescate de Valle Nuevo, el cual deberá ser conocido. Mañana vence el plazo de 120 días otorgado en la resolución 14-2016 para cosechar y/o retirar los cultivos en desarrollo y para desmantelar las infraestructuras y equipos relacionados con los cultivos agrícolas y la pecuaria.

En tanto, el ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Francisco Domínguez Brito, saludó la sentencia que rechaza suspender la ejecución de dicha resolución. “Es satisfactorio ver que los tribunales del país están dejando sentado en sus decisiones la importancia y defensa de los recursos naturales”, expresó.

Dicen que solo salen muertos

Ayer, los productores agrícolas de Valle Nuevo agrupados en la Federación de Campesinos, advirtieron que no saldrán de sus cultivos como contempla la disposición de Medio Ambiente.

Durante rueda de prensa, el presidente de la Federación, Norberto Rosario, quien se hizo acompañar de varios productores y del sacerdote católico Rogelio Cruz, advirtió que los campesinos solo saldrá muertos de esa zona, debido a que no dejarán de continuar produciendo.

“El único pecado que estamos cometiendo, es producir alimentos para el pueblo dominicano”, apuntó Rosario.

Llama a que se haga un levantamiento para que le digan a la población de qué fuente proviene el agua que se usa en la parte de Valle Nuevo que ocupa Constanza y determinar qué cuencas afectan. Además acusó al Ministerio de Medio Ambiente de actuar con prejuicio, en contra de los agricultores y en beneficio de grandes millonarios y funcionarios del Gobierno que tienen grandes villas en Valle Nuevo, detrás de Rancho Guaraguao. En un documento dado a la prensa, establece que de 910 kilómetros cuadrados del parque Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo), los productores apenas ocupan el 0.6 por ciento de ese territorio.

Domínguez Brito recorre Valle Nuevo

El ministro de Medio Ambiente recorrió ayer diferentes comunidades del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier (Valle Nuevo). Una nota de prensa indica que durante el recorrido, Francisco Domínguez Brito escuchó las inquietudes de personas que viven allí, a quienes les expresó los planes del Ministerio para ellos.

“Queremos integrarlos a cuidar el parque, que tenga su seguro médico, que las escuela pueda ser tanda extendida y buscar financiamiento con el Banco Agrícola para realizar proyectos de invernaderos, pero fuera del parque”, dijo. De acuerdo con la nota institucional, en esta conversación el funcionario les explicó a los productores que ya no pueden seguir sembrado dentro del área protegida y les propuso trabajar juntos para preservar Valle Nuevo. Previo al recorrido, Domínguez Brito habló a los militares que se encuentran apostados en el parque y les expresó la necesidad de conservar el área. “Si no hacemos esto ahora, en 20 años no habrá agua”, les dijo.

El Ministerio de Medio Ambiente informó que para remediar el daño causado durante años al parque, se iniciarán labores de reforestación en los lugares donde sea posible y en otros puntos se dejará que la naturaleza se regenere.

El padre Rogelio dice la realidad es otra en el área

El sacerdote Rogelio Cruz, quien respalda la demanda de los productores agrícolas, dijo que Medio Ambiente está creando una cara de que los campesinos están acabando con Valle Nuevo cuando la realidad es otra. El Bloque Campesino, que agrupa a centenares de trabajadores del campo, cuestiona que el desalojo se pretenda hacer solo con los productores de Constanza, cuando hay otros de provincias como San José de Ocoa, Azua y Monseñor Nouel.