Especialistas en ortopedia que ejercen la profesión en centros de salud del país estarían involucrados en el negocio de importación, venta y colocación de implantes “carabelitas” o de mala calidad, siendo algunos de ellos dueños de compañías que entran grandes cantidades de materiales ortopédicos y traumatológicos.

Esto, en perjuicio de pacientes que necesitan la colocación de prótesis ortopédicas sobre todo de cadera y rodilla o la utilización de algún material de osteosíntesis utilizado en traumatología para fijar huesos, como clavos, tornillos, placas, entre otros.



La denuncia ha sido recibida en el periódico Listín Diario de parte de diferentes fuentes noticiosas, todos actores del sistema, que han pedido reservas de sus identidades.

Los denunciantes han actuado motivados ante reportajes publicados por este diario donde se revela que muchos pacientes han presentado complicaciones debido a la baja calidad del tipo de material que se está utilizando; la proliferación en los últimos años de casas importadoras; la posición de aseguradoras de querer imponer el tipo de material que cubrirán al afiliado que requiere de ese tipo de cirugías, y una supervisión y regulación que aún es débil.



Entérate más:  Madre de Elon Musk posa en traje de baño a sus 74 años

Según las fuentes consultadas, a eso se suma el hecho de que hay casas suplidoras de estos materiales que hacen creer a las Administradoras de Riesgos de Salud (ARS) que sus implantes han sido aprobados por la FDA, de los Estados Unidos, mostrándoles documentos que sólo avalan su envío para el conocimiento de ese organismo regulador, pero no su aprobación.

Además, aseguran, que hay empresas que ofrecen a ortopedas incentivos de 10,000 pesos por cada cirugía que practican usando los materiales que representan, por lo que escoger con criterio de la calidad queda a la conciencia, ética y responsabilidad del facultativo.

Sociedad advierte

Consultado al respecto, el presidente de la Sociedad Dominicana de Ortopedia y Traumatología, doctor Julio Landrón de la Rosa, dijo que desconoce los nombres de los propietarios de casas suplidoras, pero que es anti ético que un médico que ejerza la medicina tenga también casas comerciales.

“Eso es antiético, nosotros no apoyaremos nunca eso, y entendemos que quien lo haga debe ser responsable y dejar la profesión de médico y meterse a empresario”, dijo.

Entérate más:  China investiga a compañía por tests de covid-19 con resultados falsos

Reveló que se emitirá un comunicado a los ortopeda informándole que la Sociedad Dominicana de Ortopedia y Traumatología no apoyará esa práctica y que cataloga de antiético que un ortopeda tenga una compañía de osteosíntesis.

Dijo que tampoco se apoya que sea el médico que decida la prótesis a elegir, sino que la aseguradora debe dar varias opciones para elegir, para no monopolizar.

Explicó que como Sociedad de Ortopedia y Traumatología no está condenando a ninguna compañía en particular, ni grande ni pequeña, sino que lo que exige es que cada clavito, por pequeño que sea, debe cumplir con el rigor de control de calidad internacional para poder colocarse a los pacientes.

El primer llamado de alerta sobre la calidad de los materiales quirúrgicos en ortopedia y traumatología fue hecho por el ortopeda Luis Alcántara, de SugicalNet, y certificado por el especialista en reemplazos articulares Marcelo Puello, ex director del hospital Vinicio Calventi.