Durante los cinco años de gobierno del presidente Danilo Medina la deuda pública ha aumentado un 49%. Desde final de 2012, año en que el economista llegó al Palacio Nacional, los compromisos del Estado de US$ 19,463.3 millones a US$28,972.7 millones (al 30 de junio pasado).

Así lo indican los datos de la Dirección General de Crédito Público para el Sector Público No Financiero (SPNF) (no incluye las entidades financieras estatales, como el Banco Central, el Banco de Reservas, el Bandex o el Banco Agrícola).

Durante este periodo, las deudas interna y externa han mantenido su nivel de participación como porcentaje del total: en torno a un 35% en el primer caso y el restante 65% en el segundo. Sin embargo, en el interior de estos renglones se han registrado cambios importantes, como la expansión de los bonos soberanos y la caída de la participación de la banca comercial local como fuente de crédito.

La gloria de los bonos

Algunos cambios reflejan que el país ha desarrollado una mayor dependencia de los mercados de capitales como fuentes de financiamiento.

Esto se refleja en la importancia que han adquirido los bonos soberanos en el pastel de la deuda: pasaron de suponer el 19% de la deuda externa en 2012 a representar el 61% a mediados de este año.

La deuda externa es de US$18,937.3 millones. Es el 65.4% del total adeudado por el Sector Público No Financiero.

Con relación al total adeudado por el SPNF, estos instrumentos pasaron de ser apenas el 13% a un preponderante 40%.

En volumen, los compromisos con tenedores de bonos pasaron de US$2,466.6 millones a US$11,640.3 en los últimos cinco años.

Desciende el financiamiento multilateral y bilateral

De cada cien pesos adeudados, quince corresponden a fuentes de financiamiento multilateral. Aunque esta llave sigue siendo muy importante para República Dominicana, en los últimos años ha perdido peso.

La deuda con organismos internacionales pasó de US$4,346.2 millones en 2012 a US$ 4,427.9 en junio pasado. En su valor absoluto no sufrió grandes cambios, pero, con respecto al total de los compromisos financieros, pasó de 22% a un 15%. Con relación a la deuda externa la caída fue de de un 34% a un 23%.

En el caso de la deuda con otros países o deuda bilateral la tendencia ha sido similar. Este indicador pasó de ser el 30% del total de la deuda a suponer apenas un 9%.

¿Qué refleja la deuda interna?

La deuda interna pasó de US$ 6,591.7 millones a US$10,035.4 millones en los últimos cinco años, experimentando un crecimiento de un 52%, ligeramente mayor al crecimiento de la deuda total.

Esta también está compuesta, predominantemente, por bonos. En este renglón los bonos y otros instrumentos son fuente del 94% de las obligaciones financieras del país. En 2012, los bonos eran una proporción ascendente al 78% de la deuda interna.

En cuanto a los compromisos con la banca comercial, pasaron de explicar el 23% de la deuda interna a representar sólo el 6% de este renglón.

Los bonos que componen la deuda pública actualmente fueron emitidos, principalmente, en las subastas ordinarias y en el marco de la Ley 167-07, para la recapitalización del Banco Central.

Fuente: Argentarium.com