Político ofrece 1,6 millones de dólares para decapitar a esta bella dama


Los productores de una película de Bollywood han retrasado su lanzamiento en medio de los temores por la seguridad de su protagonista, tras las amenazas de muerte de prominentes hindúes de retórica de línea dura.

La película cuasi histórica, titulada Padmavati, ha provocado la ira entre los grupos hindúes de derecha debido a una supuesta representación de una secuencia de sueño romántico que involucra a una mítica reina hindú y un sultán musulmán invasor.

Los realizadores han negado repetidamente que la película incluya una escena así.

Gran parte de la ira se ha centrado en la protagonista de la película, Deepika Padukone, que ha sido objeto de una campaña sostenida de abuso e intimidación. El domingo, Suraj Pal Amu, miembro del gobernante Partido Bhartiya Janata (BJP) —del primer ministro indio Narendra Modi—, ofreció una recompensa de 1,6 millones de dólares para quien la decapite, lo que desató una protesta inmediata y llevó a Amu a retractarse de la amenaza.

La seguridad de Padukone, una de las principales estrellas de cine de la India, se incrementó a principios de noviembre, según comentó a CNN el comisionado de policía de Mumbai, Deven Bharti. Eso después de que un miembro del poco conocido grupo hindú de derecha, Kari Sena, amenazó públicamente con cortarle la nariz a Padukone.

Después de meses de intimidación y protestas, la productora de la película, Viacom18 Motion Pictures, emitió un comunicado el domingo anunciando que su fecha de estreno del 1 de diciembre había sido “diferida voluntariamente”, lo que generó preocupaciones sobre asuntos relacionados con la libertad de expresión en la democracia más grande del mundo.

El aplazamiento no ha terminado la controversia, sin embargo. El lunes, el primer ministro en el estado central indio de Madhya Pradesh, gobernado por el BJP, dijo que la película será prohibida a menos de que se eliminen las supuestas escenas ofensivas.

Interpretación literal

Padukone interpreta a la reina Padmavati, una legendaria reina hindú que se prendió fuego para evitar caer en manos del invasor musulmán invasor, Alauddin Khilji, interpretado en la película por Ranveer Singh.

La historia de la Reina proviene de un poema del siglo XVI. Si bien el texto hace referencia a la figura real de Alauddin Khilji, un exsultán que gobernó desde Delhi, los académicos no consideran el texto como un registro definitivo de los acontecimientos.

“Es una historia mítica legendaria que se supone que debe hablar sobre lo místico”, dijo Sunil Kumar, profesor de historia medieval en la Universidad de Delhi.

La historia trata de buscar a Dios, agregó Kumar, y Padmavati representa la perfección y los otros personajes representan el bien y el mal.

No todos lo ven de esa manera. En enero, los miembros del grupo de derecha de línea dura Karni Sena asaltaron el set de la película durante el rodaje y atacaron al director y al equipo.

El grupo hindú de derecha, que dice representar un grupo grande e influyente de castas en India, desde entonces ha destrozado cines y realizado protestas en varios estados del país, alegando que la película “distorsiona” la historia.

El director de la película, Sanjay Leela Bhansali, es conocido por crear películas visualmente decadentes y caras. Su trabajo ha sido ampliamente reconocido en la India y también fue nominado para un BAFTA.

“Hice esta película con mucho respeto, responsabilidad y diligencia. Esta película rinde homenaje a su valentía y sacrificio”, dijo Bhansali en una declaración de prensa realizada en noviembre. “No hay una secuencia de sueños entre Rani Padmavati y Alauddin Khilji en nuestra película”.