Según los resultados de la encuesta Barómetro de las Américas, presentados este martes, la República Dominicana ocupa la segunda posición entre los países con mayor promedio de percepción de inseguridad en América Latina, solo superado por Venezuela.

Los resultados de la encuesta arrojan que 45.8 por ciento de la población consultada, establece que el problema más grave del país tiene relación con asuntos ligados a la delincuencia y el crimen.



Un intento de atraco en las calles de Santo Domingo, imagen de archivo.

La encuesta refleja que de los 29 países encuestados, República Dominicana se coloca en la sexta posición de mayor porcentaje de victimización por delincuencia.
Igualmente, el sondeo refleja que para el 83.9% de los encuestados, por lo menos la mitad de los políticos de la República Dominicana están involucrados en la corrupción.

La Encuesta Barómetro de las Américas “Cultura Política de la Democracia en la República Dominicana y en las Américas, 2016-17, refleja que los dominicanos perciben la corrupción política como un problema muy extendido en el país.

Entérate más:  Los niños asmáticos corren más riesgos con el covid-19


El estudio, elaborado por el Latin American Public Opinion Proyect (LAPOP), de la Universidad de Vanderbilt con apoyo de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), y el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC), indica que la democracia en América Latina y el Caribe está enfrentando retos importantes, que van desde el bajo nivel de confianza en las elecciones, partidos y liderazgo político, hasta las deficiencias en la oferta de libertades públicas, el cumplimento de la ley, seguridad ciudadana, y una buena provisión de servicios.



Con relación a las simpatías partidarias en la República Dominicana, la investigación arroja que también disminuyen; ya que de 2012 a 2016 se produjo un declive en esta variable de 63.4% a 42.4%.

A pesar de esto, entre todos los países de la región, la República Dominicana ocupa el segundo lugar entre los pueblos que tienen mayor simpatía partidaria.