México. La modelo Ingrid Brans, mejor conocida como “La Reata de Brozo”, puso a prueba la resistencia de los hombres con una cámara escondida y un pronunciado escote, que exhibió que nadie es capaz de verla a los ojos.

En conjunto con el Rey Grupero, Ingrid se puso una cámara oculta en una inocente pluma y caminó por las calles de la Ciudad de México, preguntando a los caballeros direcciones.

Los hombres que se acercaron a ella, no pudieron evitar darse su taco de ojo y reaccionar de forma hasta nerviosa por la presencia de la guapa modelo.

Los que cayeron en la broma fueron castigados por el Rey Grupero al más puro estilo de sus ya conocidos castigos en la calle.

Compartir
Ensegundos es un medio de comunicación a través de la Web, fundado el 30 de julio del año 2007, por el periodista José Peguero