Croacia venció este miércoles 2-1 a Inglaterra por una oportuna aparición de Mario Manzukic y jugará la primera final mundialista de su historia ante Francia. Francia, uno de los favoritos, y Croacia, un finalista inesperado, disputarán el partido decisivo de Rusia-2018 el domingo próximo en el estadio Luzhniki de Moscú.

Manzukic, que apenas había marcado un tanto en el torneo, dijo presente en el momento justo, en la prórroga, para depositar a su equipo en una final entre dos seleccionados que han destacado por la calidad de sus futbolistas en función de equipo, un rasgo clave en el Mundial.

AFP / Mladen ANTONOV

El delantero de la Juventus anotó al minuto 109 cuando los dos seleccionados, ya agotados por el juego intenso, se estaban preparando para la tanda de penales.

Así, la selección de Luka Modric e Ivan Rakitic superó a la legendaria generación de Davor Suker, Zvonimir Boban y Robert Prosinecki, que alcanzó el tercer lugar en Francia-1998 en su primera participación mundialista tras la independencia del país siete años antes.

“No tenemos intención de parar ahora”, dijo el entrenador croata Zlatko Dalic a HRT, poco después del partido.

“Mientras preparaba el once inicial, ninguno me dijo que tenía molestias o nadie me dijo que no estaba en condiciones de jugar la prórroga, nadie quería ser sustituido y eso demuestra el carácter (de los jugadores), algo que me hace sentir muy orgulloso. Nadie se dio por vencido”, insistió en conferencia de prensa tras el choque.

Inglaterra amenazaba seriamente con coronarse por segunda vez en su historia, tras el título que ganó como anfitrión en 1966, pero volvió a quedarse en el intento y nuevamente no pudo reclamar derechos de autor como creador de este deporte.

“No creo que mucha gente esperara que llegáramos a semifinales teniendo en cuenta la experiencia de los últimos 18 meses, pero una vez que la habíamos alcanzado, realmente pensábamos que podíamos ganar el partido”, aseguró el Dt de Inglaterra, Gareth Southgate todavía abatido por la remontada croata.

“Para nosotros era la oportunidad de hacer algo que solo un equipo en la historia de nuestra nación había conseguido”, recordó.

Con una de sus armas favoritas, el prágmatico equipo inglés abrió el marcador bien temprano al minuto 5 con un tiro libre de Kieran Trippier, y al 68 Ivan Persicic igualó para ir al suplementario, en el que surgió ‘Super’ Mario Manzukic y rompió con los pronósticos.

Pero el equipo de los ‘Tres Leones’ se quedó sin gasolina. Y su artillero Harry Kane, con la pólvora seca desde hace dos partidos, pese a que domina la tabla de goleadores con 6 anotaciones.

Francia, que venció 1-0 a Bélgica el martes en San Petersburgo, jugará la tercera final de su historia, tras haberse coronado en 1998 en casa y caer ante Italia en Alemania-2006.

Con esta nueva caída, los ingleses no pudieron pasar de la penúltima fase de una Copa del Mundo en 28 años, después de alcanzarla en Italia-1990.

“Estamos destrozados. Duele, duele muchísimo y lo hará por un tiempo”, se lamentó Kane en declaraciones a la televisión, todavía desde el gramado.

  • ‘Bleus’ endiablados –

El martes, Francia se metió de cabeza en la final de Rusia-2018 al derrotar 1-0 a Bélgica y jugará su tercera final mundialista.