Un chico aprendió la lección por las malas: nunca debes publicar tus entradas a algún evento deportivo en redes sociales a menos que ya haya pasado. Y es que el chico emocionado publicó sus entradas en Instagram y, no supo hasta llegar al estadio que había cometido un gran error.

Robbie Johnson, de 28 años, gastó 650 dólares por un partido de béisbol. Se trataba del Juego 2 de la Serie Mundial de la MLB en Estados Unidos. Emocionado Johnson compartió en Instagram una fotografía con el boleto de 650.

Pues bien, el día llegó y el chico acudió al Fenway Park, pero no le dejaron ingresar. Al parecer, una máquina de escaneo no aceptaba su ticket. Entonces, fue a una taquilla, donde le informaron que su boleto ya había sido escaneado unas horas antes de su llegada.

Efectivamente, alguien vio su publicación en Instagram esa mañana y sacó una copia. La foto que publicó contenía el código de barras con su número de serie, todo lo que se necesitaba para crear un duplicado.

Finalmente dejaron entrar a Johnson, obviamente pagando una entrada por 450 dólares.

¿Captas la lección?