La tarde de ayer agentes de la Policía Nacional cometieron una actuación bochornosa, indignante e inhumana.Mientras los familiares de las personas desaparecidas tras el incendio en la fabrica de plasticos de PolyPlas ofrecían declaraciones a la prensa con el interés de conocer el paradero de sus seres queridos,les fue lanzada una bomba lacrimógena.

No es posible bajo ninguna circunstancia que personas que desean simplemente información, que necesitan asistencia psicológica debido al impacto que causa la pérdida repentina de un familiar, reciban un trato denigrante de la mano de una institucion que se supone debe proteger a los ciudadanos.

¿Qué objetivo tiene la Policía al dispersar a los familiares de los desaparecidos mientras conversan con los periodistas? Es una pregunta que mucha gente se hace.

En las imágenes cortesía del periodista Héctor Herrera Cabral, muestra el instante en que una señora no identificada explica que su pariente, quien dice es cristiano, era la persona que estaba con las dos mujeres que grabaron el video cuando ocurrió el escape de gas, y es cuando detrás de ella cae la bomba lacrimógena.

El artefacto cayó incluso al lado de otros agentes policiales que estaban en el lugar, y se escucha a alguien decir que la lanzaron para que todos se vayan.