Un juez del estado de Goiás, en el sur de Brasil, ha dictado en una sentencia que dos hermanos gemelos deben de pagar la manutención de una niña, al no poder determinar quién es el padre, según informa la bbc.

Por tanto, los nombres de los dos hermanos deben aparecer en el certificado de nacimiento de una bebé.

La demanda de paternidad de la madre no ha podido saber quién es el padre – ABC

La decisión fue tomada por el juez , ya que los dos gemelos idénticos que querían librarse de pagar la manutención de una niña se negaban a decir quién era el verdadero progenitor. Cada uno señalaba como responsable al otro, así que las autoridades los sometieron a pruebas de ADN para resolver la duda.

Pero al ser gemelos idénticos y compartir el mismo código genético, los exámenes no sirvieron para identificar al progenitor de manera concluyente. El magistrado Filipe Luís Peruca concluyó que los dos hombres le estaban quitando a la bebé el derecho de saber quién era su padre biológico. «Uno de ellos está actuando de mala fe para ocultar que es el padre. Tal vil comportamiento no puede ser tolerado por la ley», afirmó Peruca.

Tras la decisión judicial, cada uno de los hermanos tendrá que pagar una pensión de 60 dólares al mes o el 30% del salario mínimo en Brasil, por lo que la bebé recibirá una doble pensión de manutención.

Demanda de paternidad
La página web del Tribunal de Justicia de Goias detalla que la madre había conocido al padre de la niña en una fiesta y que en ese momento se identificó como «Fernando». Él le contó que tenía un hermano gemelo, al que ella no llegó a ver. Sin embargo, a la mujer le pareció extraño que el día que conoció al presunto «Fernando», este utilizaba una motocicleta que aseguraba era de su hermano «Fabricio».

Tras tener al niño, la mujer interpuso la demanda de paternidad contra «Fernando», pero cuando se realizó la prueba de ADN y resultó positiva, el hombre señaló a «Fabricio» como el verdadero padre. El exámen de ADN realizado a «Fabricio» también arrojó 99,9% de probabilidades de que fuera el progenitor, según el tribunal de Goiás.

En palabras del juez Peruca, los gemelos aprovechaban su parecido para salir con tantas mujeres como fuera posible y luego defenderse de las acusaciones de que estuvieran siendo infieles.