Uno de los jóvenes golpeados. (FUENTE EXTERNA)

Santo Domingo. La mamá de unos de los dos jóvenes que fueron raptados y golpeados por unos delincuentes está convencida que la intención de los agresores era matar a su hijo y a su acompañante, lo cual no sucedió porque lograron escapar en un descuido.

Las víctimas fueron despojadas de todo lo que tenían y llevadas a varios cajeros automáticos para que retiraran dinero, mientras eran amenazadas con una escopeta, de acuerdo a reportes. El hecho ocurrió la madrugada de este domingo cuando los jóvenes, ambos de 20 años, salieron de visitar a un amigo (hijo del reconocido psiquiatra Héctor Heredia) en el sector Evaristo Morales, en el Distrito Nacional.

Uno de los jóvenes golpeados. (FUENTE EXTERNA)

Los momentos difíciles que vivieron los jóvenes son narrados por la dama en un audio, que circula en las redes sociales. El nombre de la señora se desconoce, pero en su testimonio, explica las razones que tiene para pensar que la intención de los maleantes era matar a las víctimas, las cuales fueron golpeadas fuertemente, producto de lo cual están ingresadas en un centro de salud. Sus fotografías con los golpes recibidos se han hecho virales.

En la nota de voz a la que el periódico Diario Libre tuvo acceso, la señora dice que cuando los llevaron al Malecón (en la avenida George Washington) tiraron al joven que no es su hijo hacia los arrecifes, “pero no cayó al agua y se quedó ahí”.

Fue en ese momento cuando, de acuerdo a lo narrado, su hijo aprovechó un descuido de sus captores y ambos emprendieron la huida. “De verdad que es una situación bien incomprensible y al final lo bajaron al Malecón y al amiguito de mi hijo lo arrastraron y lo tiraron para los arrecifes, pero no cayó, se quedó ahí, como que no cayó al agua, era para matarlos que iban, entonces los tipos se descuidaron y mi hijo salió corriendo con el otro, que se paró del arrecife y salió corriendo”, relata.

Dijo que el hecho la ha llenado de una gran impotencia y que se siente tan mal porque los jóvenes no estaban “discotequiando ni brincando”, sino visitando a un amigo y por las condiciones de inseguridad del país ocurrió el hecho.

“Mi hijo bajó, con el amigo que lo iba a llevar a su casa, que vivía cerca en el Evaristo Morales, y ahí fue, ahí fue que lo cogieron, frente al carro de ellos. Los arrastraron, lo montaron en un vehículo y se lo llevaron en un joyride (paseo en coche) de casi dos horas, y le dieron golpes” indica.

Cuando los chicos escaparon pidieron ayuda al Sistema Nacional de Emergencias 9-1-1 y fueron llevados al hospital Darío Contreras, de donde lo trasladaron a Cedimat.

Sobre las agresiones que recibieron los muchachos relata que su hijo fue golpeado en las orejas, la cabeza, el cuello, hombros, costillas, espaldas y muslos y que el otro joven producto de los golpes hubo que darle puntos.