Estás pensando en comprar un auto usado y de repente te encontrás con uno en buen precio, buenas condiciones generales y pocos kilómetros para su edad.

El vendedor te dice que la dueña es una tierna viejita que solo lo usaba para hacer las compras a la esquina de su casa y que decidió venderlo.

Entonces tu piensas que es tu día de suerte.

Aunque estos momentos, existen, también es usual que los vendedores de carros usados alteren el kilometraje de los vehículos que ponen a la venta.Una práctica completamente ilegal que en ocasiones puede ser difícil de detectar.

Con estos trucos revelados por el sitio DiarioMotor, podrás detectar si los kilómetros del carro son reales.

2El estado mecánico del coche nunca miente

El auto es una máquina que acusa el paso del tiempo, pero acusa de forma más marcada el desgaste de los kilómetros. Fijate en el estado del embrague, en su recorrido. Si el coche tiene pocos kilómetros y el embrague está “para tirar”, sospechá. Aunque la conducción de cada dueño influye, revisá el estado de los frenos. Los discos y pastillas delanteros se suelen cambiar con frecuencia, pero no tanto los traseros. Compara su desgaste – duran más de 100.000 kilómetros – con el kilometraje anunciado por el vendedor.

Escuchá el sonido del motor, y prueba el carro. Por norma general, es muy recomendable llevar el auto que vas a adquirir a pasar una inspección en un taller. Puede ahorrarnos muchos sustos y muchas averías ocultas, que incluso el vendedor podría desconocer. Además, son los que mejor pueden averiguar si el desgaste que el carro ha sufrido es acorde a su número de kilómetros.

También pueden comprobar si el carro ha tenido accidentes graves que han sido reparados y han afectado a su bastidor. Es una garantía de seguridad.