WashingtonEstados Unidos.Desde que Barack Obama nació en realidad en África hasta que los Clinton mataron al financiero Jeffrey Epstein en la cárcel: la curiosa lista de las teorías conspirativas mencionadas a menudo por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, continúa creciendo.

– ¿Son los Clinton asesinos? –

El sábado, el financiero Epstein, encarcelado mientras esperaba un juicio por explotación sexual de menores, murió en su celda en Nueva York -por un aparente suicidio- horas después de que se hicieran públicos documentos judiciales sobre su caso.

Poco después, Trump retuiteó un vídeo de un humorista que culpaba al expresidente Bill Clinton y a su esposa Hillary de esa muerte.

“Por alguna extraña razón, las personas que tienen información sobre los Clinton acaban muertas, y usualmente se suicidan”, dice seriamente el humorista Terrence K. Williams en el vídeo, a pesar de no ofrecer pruebas.

– Obama, un presidente ilegal –

El espectacular ascenso de Trump en los programas de entretenimiento se debió, en gran medida, a otra teoría de la conspiración presidencial: que su predecesor en la Casa Blanca, Barack Obama, nació en Kenia.

En Estados Unidos, los candidatos a la presidencia deben haber nacido en el país. Trump trató de demostrar que el primer presidente negro ascendió al poder de manera ilegal.

Finalmente acabó aceptando que eso no era cierto, y que Obama nació en el estado de Hawái.

– ¿Quién disparó a JFK? –

Uno de los sucesos de la historia de Estados Unidos que provocó más teorías de la conspiración fue el asesinato de John F. Kennedy en 1963.

¿Fue el presidente JFK asesinado en Dallas por Lee Harvey Oswald, tal como informaron la policía y la comisión Warren? ¿O su asesinato fue arreglado por la CIA, Cuba o el KGB? Las teorías no probadas son muchas.

Durante su campaña presidencial en 2016 Trump añadió un nuevo giro a la historia: que el padre de Ted Cruz, uno de sus principales opositores republicanos, participó en el asesinato.

Parece que el mandatario ya olvidó el asunto, ya que ahora es un firme seguidor de Cruz, un influyente senador.

– El caso del juez muerto –

En febrero de 2016, un juez conservador del tribunal supremo, Antonin Scalia, de 79 años, murió mientras dormía.

El dueño del rancho de lujo donde Scalia se hospedaba dijo que lo había encontrado en la mañana, aparentemente muerto en paz, con una almohada sobre su cabeza.

Trump y algunos medios de derechas dijeron que el hecho de que hubiera muerto con la almohada encima de su cara era “bastante extraño”. El dueño tuvo que aclarar que la almohada estaba sobre su cabeza y no sobre su rostro.

– #QAnon –

QAnon es un movimiento que cree que un miembro anónimo del gobierno, conocido como Q, está filtrando en secreto detalles de una batalla entre Trump y el “Estado Profundo”, un gobierno paralelo que quiere derrocarlo.

Los seguidores de Q buscan mensajes codificados en internet y en los discursos de Trump para encontrar señales. Algunos incluso creen que Q es el propio Donald Trump.

El mandatario ha retuiteado las teorías Q en numerosas ocasiones y funcionarios de la administración se han reunido con simpatizantes.

Yahoo News informó este mes que el FBI identificó a QAnon, entre otras conspiraciones, como una amenaza de terrorismo interno.

– 11 de septiembre –

Trump lo repitió varias veces durante la campaña presidencial: según él, los musulmanes celebraron en Nueva Jersey los ataques del 11 de septiembre.

No existe ninguna imagen de estos supuestos hechos.