Avi Schiffmann, de 17 años, es emprendedor. Pero es un tipo diferente de emprendedor. No está interesado en las ganancias, la fama y las oportunidades de crecimiento continuo. Al menos no en este momento.

Schiffmann, un adolescente de secundaria que vive en el estado de Washington, ha atraído la atención mundial a través de su increíble sitio web Survival Rate Calculator, que rastrea información crítica relacionada con el brote de coronavirus.

Desde el lanzamiento del sitio durante las primeras etapas de la pandemia, los rastreadores web de Schiffmann se han configurado para extraer, analizar y procesar datos en tiempo real de la Organización Mundial de la Salud, los Centros para el Control de Enfermedades en Estados Unidos y otros sitios web gubernamentales y convertir esos datos para mostrar infecciones, muertes, recuperaciones y tasas de cambio para todos los países del mundo.

El sitio desglosa las infecciones en mapas fáciles de usar, proporciona información de salud y también intenta calcular una tasa de supervivencia de alguien que contrae COVID-19, en base a datos de salud enviados por los usuarios de edad, género y otros factores de salud.

¿Es popular el sitio? Y cómo. Según un perfil de Schiffmann en Business Insider, el sitio atrae a unos 30 millones de visitantes por día, un total de 700 millones en total hasta el momento. Lo que me lleva a la razón por la que estás leyendo este artículo. Probablemente eres un emprendedor. Entonces, como cualquier emprendedor razonable, probablemente estés pensando: “¡Oye, este niño podría monetizar a estos visitantes y hacer una fortuna!”

Y estarías en lo cierto. De hecho, a Schiffmann ya le han ofrecido ocho millones de de dólares una compañía para hacerse cargo de su sitio y él personalmente cree que probablemente podría estar generando hasta 30 millones de dólares simplemente vendiendo anuncios. Así que debería tomar el dinero y salir corriendo, ¿verdad?

No. Schiffmann no tiene intención de sacar provecho del sitio. No quiere arruinar la experiencia del usuario con ventanas emergentes, banners y otras características que pueden dificultar el rendimiento, especialmente para las personas que acceden a los datos desde áreas donde las velocidades de Internet son más lentas. Y además, aunque acepta contribuciones, dice que no está haciendo esto por el dinero.

“Tengo solo 17 años, no necesito ocho millones de dólares, no quiero ser un especulador”, dijo a Business Insider. No tomar el dinero parece una locura para la mayoría de los empresarios (me pregunto qué piensan sus padres). Entonces, ¿está loco este niño? En realidad, no del todo. Y aquí está el por qué: Schiffmann claramente ama lo que hace.

No le importa dedicar las innumerables horas que lleva mantener el sitio (y ciertamente no le importa faltar a la escuela para hacerlo). Pero lo más importante es que ha creado algo que proporciona información valiosa a millones de personas: datos que ayudan al gobierno y a los funcionarios de salud a elaborar políticas que potencialmente están salvando vidas. Y para él, eso es suficiente pago. Al menos por ahora.

Pero aunque solo es un adolescente, Schiffmann ya ha descubierto lo más importante sobre el emprendimiento que solo los mejores emprendedores también saben: la riqueza no se trata solo de dinero.

Se trata de conocimientos, habilidades, reputación y logros. De hecho, ganar dinero como primera prioridad generalmente no es lo que muchos inversores principales desean en un socio potencial. A su manera, Schiffmann ha demostrado algunos de los atributos empresariales clave que estos inversores anhelan: un alto nivel de inteligencia, dedicación, la capacidad de comprometerse y trabajar duro con la visión de hacer algo que cambie el mundo. Y, lo mejor de todo, solo tiene 17 años.

“Planeo hacer muchas cosas en el futuro”, dijo a BI. “Ahora ya conozco un montón de inversionistas. Creo que si comenzara una empresa mañana, al menos leerían mi plan de negocios”.

Sin duda lo harán.

Por Gene Marks

Sigue a EnSegundos en Google News