Jaysse López, el vagabundo que se hizo millonario vendiendo tenis: empezó con 40 €

Jaysse López, fundador de la firma de reventa de zapatillas Urban Necessities, se pasó seis meses pidiendo en la calle y vendiendo agua en Las Vegas.

El americano Jaysse López es un referente de éxito en el mundo empresarial sin necesidad de tener estudios. En la actualidad es el CEO de Urban Necessities, una firma de reventa de zapatillas que facturó 17 millones de euros (21 millones de dólares) el año pasado, pero que hace 20 años vivía como vagabundo en las calles de Las Vegas, mendigando y vendiendo agua para sobrevivir.

El punto más bajo de la vida de López tuvo lugar en el año 2000. Natural de Nueva Jersey, se mudó a Las Vegas en busca de empleo, pero los primeros seis meses los pasó en la calle. En la ciudad de los casinos acudió un día a un centro comercial, donde observaría un fenómeno que le cambiaría la vida: vio a gente haciendo cola a las puertas de una tienda días antes de la puesta a la venta de unas zapatillas, según informa ‘Markets Insider’.

Habituado a revender productos en la calle para sobrevivir, la imagen de la cola de clientes le hizo interesarse por el mundo de la reventa a gran escala. Por ello, comenzó a realizar pequeños trabajos para empresas de la industria de la reventa. Tres años más tarde, cuando trabajaba en una compañía de teléfonos, conoció a su mujer Joanie Barangan. Tuvo que dejar el empleo en la empresa por enfermedad y entró de lleno en el sector del calzado: quería probar suerte revendiendo zapatillas.

Según indica lainformación.com, en 2013 compró 18 pares de las zapatillas Nike Barkley Posite Max Area 72, que pensaba que podían tener potencial en la reventa. Vendió todos con un beneficio de 169 euros (200 dólares) y siguió formándose en el sector. Tres meses más tarde fundó la web de reventa Two Js Kicks, vendiendo zapatillas con un precio por 50 euros (60 dólares) superior al original, tal y como explica en varias entrevistas en Youtube.


Una subasta hizo despegar el negocio

Sin embargo, llegaron tiempos difíciles. Se separó de su mujer, se fue a vivir a casa de un amigo donde durmió en un sofá y comenzó a vender ropa que había acumulado a lo largo de los años. Dentro de las dificultades tomó una decisión clave: contactó con uno de sus antiguos compradores para enviar la ropa que le sobraba a una subasta en 2014.

En esa subasta celebrada en verano vendió 400 pares de zapatillas y conoció a un representante de un centro comercial que le persuadió de abrir una tienda. Este le dio el alquiler gratis por unos meses y el negocio despegó. En solo tres meses facturó 840.000 euros (1.000.000 dólares) en ventas.

El nacimiento de Urban Necessities

Volvió con su mujer y codirigieron el negocio cambiando su nombre por el de Urban Necessities. Año tras año aumentaron las ventas de los 3,3 millones de euros (4 millones de dólares) en 2015 a los 17 millones (21 en dólares) 2019. Además de zapatillas, ahora venden ropa urbana y accesorios y la empresa opera con una web y dos tiendas físicas.

“Nunca nos centramos en los problemas. Solo enfocamos las soluciones. Creo que el miedo a fallar es lo que impide a la gente aprender o intentar cosas nuevas. Los caminos nunca son iguales”, explica López sobre los inicios de la firma.

Ahora Jaysse López, es el espejo en el que mirarse para los nuevos emprendedores que quieren entrar en el sector de la reventa, que podría estar valorado en 6.000 millones de dólares internacionalmente en 2025, según un estudio de Cowen & Co.