Salud Pública y Turismo cubrirán gastos médicos de joven envenenado con alcohol adulterado

Tras varios días en coma y casi 20 en cuidados intensivos, Medina está en una sala, pero su pronóstico es reservado.

Los proyectos y planes de esta joven pareja que llegó al país en el 2015 con la esperanza de formar su familia, ahora se desvanecen.

A la gravedad del estado de salud de Medina se suma la situación económica: hasta  este jueves 3 de diciembre, la cuenta en el hospital supera los 2 millones de pesos, y apenas es el inicio de una vida de cuidados especiales.

Este jueves autoridades cerraron el local del centro Ata Excursiones, ubicado en la zona colonial, y realizaron un allanamiento, se esperan los resultados del mismo.

El Ministerio de Salud Pública y el Ministerio de Turismo, cubrirá gastos médicos al joven venezolano que resultó envenenado y agraviado por ingesta de alcohol adulterado en viaje a la isla Saona.

Bajo un cuadro clínico complicado, se encuentra Armando Medina, un joven venezolano de 34 años músico y tatuador profesional, a quien la vida le cambió drásticamente el pasado 31 de octubre, tras ingerir la bebida presumiblemente Clerén, en el viaje turístico.

Luego de varios días en coma, y luego de ser sometido a múltiples diálisis y tratamientos para salvar su vida, ahora sólo puede mover un brazo, abrir y cerrar los ojos, respira por un aguajero en la tráquea. Además es alimentado por una sonda al estómago y presenta serios daños cerebrales.

Su esposa Aihnoa Garate, nos relató que la empresa de excursión se comprometió a asumir las consecuencias por lo ocurrido, pero hasta el momento no han recibido una respuesta.