El presidente del Grupo Abrisa, ingeniero Abraham Hazoury, planteó ante quienes cuestionan la viabilidad del Aeropuerto Internacional de Bávaro (AIB, SAS), ponen en riesgo el desarrollo de unas de las regiones más desfavorecidas del país y el futuro de miles de familias, para defender el monopolio en beneficio de una sola familia.

Hazoury consideró que la polémica pública es necesaria en el sector empresarial para que, de manera transparente, el público conozca el impacto social de sus proyectos.



Subrayó que, con todo respeto, le gustaría que Rainieri acepte exponer sus razones en público por las que se opone a la construcción del Aeropuerto Internacional de Bávaro.



Expresó que, a su vez, el presidente del Grupo Puntacana tendría que responder preguntas sobre el aeropuerto que maneja desde hace décadas.



Enfatizó en declaraciones que recoge la Z101digital.com  que de esa manera, en un debate público, el país sacará sus propias conclusiones sin manipulación y sin decisiones de funcionarios que evidentemente están al servicio de intereses particulares, como el director del Instituto Dominicano de Aviación Civil (IDAC).

Entérate más:  Banco Popular lanza la Academia de Finanzas con Propósito

Afirmó que el debate es normal entre políticos y también debería serlo entre empresarios, como ejercicio de transparencia.

“Hoy nada queda oculto desde que las redes sociales ejercen poder y control. Vamos a debatir esto con todo el respeto”, indicó Hazoury.

Hazoury participó en un programa en vivo en Miches de El Gobierno de la Mañana, transmitido por la emisora Z-101 FM y Cotubanamá FM.

El empresario se pronunció en esos términos al manifestar que se aproxima la era post covid-19, que ha sido la verdadera guerra mundial, que obligará a cambiar el contrato social.

El presidente del Grupo Abrisa dijo que más que un negocio el Aeropuerto Internacional de Bávaro es una causa que busca terminar con un monopolio en beneficio de toda la región Este y del país.

A su juicio, es necesario escuchar a la gente de Miches, El Seibo y La Altagracia, para que digan si creen necesario o no el nuevo aeropuerto como resorte del desarrollo turístico de esas zonas.