Crece presión para que renuncie el gobernador de Nueva York, acusado de acoso sexual

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, lucha por salvar su vida política después de que una tercera mujer lo acusara de acoso sexual.

El demócrata de 63 años está sufriendo una caída en desgracia en los últimos días, tras convertirse en una estrella nacional en 2020 por su manejo de la pandemia.

Varios analistas anticipaban que formaría parte del gobierno del presidente Joe Biden, pero ahora muchos miembros de su partido piden su renuncia. 

Cuomo, ya en el punto de mira por haber minimizado el número de fallecidos por coronavirus en las residencias de ancianos del estado de Nueva York, habilitó formalmente el lunes que se lo investigue después de que dos excolaboradoras lo acusaran de conductas inapropiadas.

Horas después, la joven Anna Ruch, de 33 años, que a diferencia de las anteriores denunciantes nunca fue su colaboradora, relató al diario The New York Times que Cuomo le preguntó, en una boda en 2019, si podía besarla, luego de que ella empujara la mano que él le había puesto en la parte baja de su espalda.

Entérate más:  Cada capitaleño desperdicia 250 litros de agua al día

“Estaba tan confundida, conmocionada y avergonzada”, dijo al diario. “Giré la cabeza y me quedé sin palabras”.

Políticos demócratas y republicanos se han unido a las denunciantes y a asociaciones contra el acoso para pedir la dimisión del gobernador, cuyo tercer mandato termina finales de 2022.

“Si estas acusaciones son ciertas, no puede gobernar”, dijo este martes el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, un viejo rival de Cuomo. 

Para Sam Abrams, profesor de Ciencias Políticas en la facultad Sarah Lawrence, la tercera acusación “hace mucho más difícil” que Cuomo pueda seguir en el cargo.

“Si pierde el apoyo del partido, y eso es lo que está ocurriendo, no tiene futuro ni tendrá cuarto mandato”, afirmó.

El Senado del estado de Nueva York anunció este martes que retirará los poderes de emergencia atribuidos al gobernador al inicio de la pandemia, debido al caso de las residencias de ancianos. Esas prerrogativas iban a expirar el 30 de abril.

Entérate más:  Ahora puedes comentar nuestros artículos con Facebook

 

– Investigación abierta –

 

La denuncia pública de Ruch se sumó a la de de Charlotte Bennett, una excolaboradora de Cuomo quien dijo que éste la había acosado sexualmente el año pasado, y la de Lindsey Boylan, una exasesora que describió un contacto físico no deseado por parte del gobernador.

Cuomo dijo el domingo que “sinceramente lamenta” que su conducta haya sido “malinterpretada como un flirteo no deseado”

El gobernador negó haber incurrido en ninguna conducta o propuesta inapropiada, pero cedió ante la presión y acabó aceptando una investigación liderada por la fiscal de Nueva York, Letitia James.

Bennett describió la respuesta del gobernador como “las acciones de un individuo que ejerce su poder para evitar la justicia” en un comunicado del lunes por la noche al Times.

“Estoy con Anna Ruch”, tuiteó Bennett por separado. “Su comportamiento inapropiado y agresivo no puede justificarse ni normalizarse”, se solidarizó.

Según Bennett, de 25 años, Cuomo le dijo en junio pasado que estaba abierto a salir con veinteañeras y le preguntó si la diferencia de edad podría influir en una relación romántica, reportó el Times.

Entérate más:  Más hombres van a salones de belleza en EEUU

Si bien Cuomo jamás intentó tocarla, “entendí que el gobernador quería dormir conmigo y me sentí horriblemente incómoda y asustada”, dijo.

Boylan, de 36 años, también tuiteó su apoyo, escribiendo que el relato de Ruch la hizo sentir “enferma”.

Esta exempleada contó en un blog que Cuomo la acosó cuando trabajaba para su administración desde 2015 a 2018. Relató que le dio un beso no deseado en los labios, le sugirió jugar “strip poker” y tocó la parte baja de su espalda, brazos y piernas.