LeBron James, la superestrella de Los Angeles Lakers y candidato al premio MVP, será baja un tiempo indeterminado por la lesión de tobillo sufrida el sábado ante los Hawks, colocando a los vigentes campeones de la NBA en situación de alarma.

«No hay nada que me enfade y entristezca más que no estar disponible para mis compañeros», dijo el propio LeBron en un mensaje en Twitter tras el juego.



«Ahora mismo estoy dolido por dentro y por fuera. El camino de vuelta de la recuperación comienza ahora. Volveré pronto como si nunca me hubiera ido», aseguró el alero, de 36 años.



James se tuvo que retirar del partido, en el que los Atlanta Hawks se impusieron 99-94, y fue sometido inmediatamente a varias pruebas, incluido un examen de rayos X y una resonancia magnética, cuyos resultados no han sido todavía dados a conocer oficialmente por los Lakers.



Según reportes de prensa coincidentes, LeBron sufre un «esguince de tobillo alto» y será baja por un periodo «indefinido».

Su ausencia se suma a la de la otra figura angelina, el pívot Anthony Davis (22,5 puntos y 8,4 rebotes de media), quien lleva más de un mes fuera por una lesión de gemelo y todavía permanecerá al menos dos semanas más de baja.

Entérate más:  Curry desmonta a los Clippers con un descomunal último cuarto

Sin ambas estrellas, quienes lideraron a los Lakers al título en los pasados playoffs en Disney World (Orlando), la franquicia angelina podría verse en problemas en la competitiva conferencia Oeste.

Hasta ahora los Lakers han resistido en la segunda posición del Oeste pero se encuentran solo cuatro victorias por encima de los puestos del repechaje a los playoffs, que arranca el 18 de mayo.

Desde que ambas estrellas coincidieron en Los Ángeles la pasada temporada, los Lakers solo han jugado dos partidos sin ellos, con una victoria y una derrota.

«Sería desafiante», reconoció el entrenador angelino, Frank Vogel, sobre la ausencia de sus figuras. «Pero si juegas buen básquetbol y defiendes, tienes oportunidad de ganar. Esta es mi mentalidad».

 

– Jugada «innecesaria»

 

James sufrió la lesión cuando comenzaba el segundo cuarto en el Staples Center de Los Ángeles en una disputa de balón con Solomon Hill, cuyo cuerpo acabó chocando con la pierna derecha del alero de los Lakers.

LeBron cayó inmediatamente al suelo entre gestos de dolor agarrándose la rodilla derecha con una mano y el tobillo con la otra.

El alero continuó unos segundos en el partido y anotó un triple desde la esquina pero posteriormente fue retirado y emprendió el camino al vestuario cojeando y furioso, arrojando una silla al suelo.

Entérate más:  Curry desmonta a los Clippers con un descomunal último cuarto

Posteriormente los Lakers informaron que su jugador sufre una «lesión en el tobillo derecho» y no iba a regresar a la pista, sin dar más detalles.

«No le he visto gritar así nunca. Tuvo que dolerle, seguro», dijo el ala-pívot Kyle Kuzma, quien sustituyó a James en el quinteto tras el descanso.

El base alemán Dennis Schröder, por su parte, sostuvo que la intensidad con la que Hill peleó la pelota era «innecesaria».

Con su estrella fuera de la cancha, los Lakers encajaron un parcial de 12-0 entre el final del segundo cuarto y el principio del tercero, que encarriló el triunfo de los Hawks.

El ala-pívot John Collins, con 27 puntos y 16 rebotes, fue la figura del juego para los Hawks, que sumaron su octava victoria consecutiva tras el relevo del entrenador Lloyd Pierce por Nate McMillan.

Por los Lakers, el ala-pívot suplente Montrezl Harrell sumó 23 puntos y 11 rebotes y Schröder 16 puntos y 4 rebotes.

Hasta su retirada, James llevaba 11 minutos de juego con 10 puntos, 1 rebote y 4 asistencias.

 

– La pugna por el MVP –

 

Entérate más:  Curry desmonta a los Clippers con un descomunal último cuarto

‘King James’ es el máximo anotador de los Lakers con 25,8 puntos por partido, además de 8,1 rebotes y 8,0 asistencias en 34,5 minutos por noche.

La gran carga de juego del alero, que llegó a superar los 40 minutos en cuatro partidos en febrero, generaba preocupación.

En sus 18 temporadas en la NBA, el alero solo ha tenido cuatro ausencias de cinco o más partidos seguidos. Cuando no está en la pista, sus equipos tienen un balance de 34 victorias y 69 derrotas.

La lesión de James también podría dañar sus posibilidades de conquistar el premio MVP (Jugador Más Valioso), uno de sus grandes objetivos para esta campaña.

Ganador de cuatro anillos y 10 veces finalista de la NBA, James dijo el jueves que en su carrera mereció más de los cuatro premios MVP que posee.

«Debería tener más de cuatro, creo», dijo James. «Pero no los tengo y no me siento a pensar en ello o a llorar por ello».

Otro de los grandes favoritos al MVP, el pívot camerunés Joel Embiid (Philadelphia 76ers), también estará de baja al menos una semana más por una contusión en la rodilla izquierda sufrida el 13 de marzo.