El príncipe Enrique insiste en la falta de empatía de su familia con él y con su esposa Meghan Markle en una nueva serie documental consagrada a la salud mental que se estrena este viernes en Apple TV+.

“Pensaba que mi familia me ayudaría, pero todas las demandas, los pedidos, las señales hallaron un silencio o una indiferencia total”, explicó Enrique sobre las dificultades que él y su esposa tuvieron antes del nacimiento de su hijo Archie.

Ambos dicen haber sufrido problemas psicológicos. Meghan contó incluso que pensó en suicidarse en 2019.

En la serie titulada “The Me You Can’t See” (“El yo que no pueden ver”), que coprodujo con Oprah Winfrey, Enrique dice que le dio vergüenza pedir ayuda a su familia, “porque como mucha gente de mi edad, sabía que no me aportaría lo que yo necesitaba”.

No hay revelaciones escandalosas, pero el hijo menor del príncipe Carlos y la princesa Diana asesta en esta serie un nuevo golpe a la casa Windsor, ya sacudida por la entrevista que él y Meghan ofrecieron a Oprah Winfrey para la cadena estadounidense CBS a inicios de marzo.

Entérate más:  Una casa se salva de ser engullida por la lava del volcán de La Palma

Critica nuevamente a su padre, acusado de indiferencia hacia sus hijos.

“Cuando era más joven, mi padre nos decía a Guillermo y a mí: fue así para mí, así que será la misma cosa para ustedes”, relata Enrique, de 36 años, sobre la agresividad de los tabloides británicos que se frotan las manos con los rumores y escándalos de la familia real.

“No tiene ningún sentido”, dice el duque de Sussex. “No es porque has sufrido que tus hijos deben sufrir también. Debería ser incluso lo contrario (…) Haz todo lo que puedas para transformar en algo positivo las malas experiencias que has vivido”.

Una mayoría de los británicos tienen ahora una opinión desfavorable de Enrique y Meghan, según un reciente sondeo del instituto YouGov, mientras la popularidad de Carlos se ha disparado.

Una parte de la prensa británica acusa a la pareja de denunciar el comportamiento de la prensa mientras al mismo tiempo la utilizan para transmitir sus mensajes y limpiar su imagen.

Entérate más:  Las confesiones de Natti Natasha a Adamari López

 

– Terapia –

 

En la serie Enrique cuenta también como la terapia que inició hace más de cuatro años le ha permitido “romper el ciclo” y no volver a vivir lo que padeció su padre y sobre todo su madre.

Fue la relación con Meghan lo que lo llevó a buscar una solución a los problemas psicológicos que lo atormentaban desde la muerte de su madre Diana en 1997, cuando tenía 12 años. “Sabía que si no comenzaba una terapia para mejorar, perdería a esta mujer con la cual me veo pasar el resto de mi vida”, dice.

“La terapia me capacitó para enfrentar todo”, dice en la serie, donde participan varias personalidades que cuentan sus problemas mentales, como el jugador profesional de básquetbol DeMar DeRozan o la cantante Lady Gaga.

Para sorpresa general, el duque y la duquesa de Sussex anunciaron en enero de 2020 su intención de retirarse de sus funciones reales. Meses después se mudaron a California, el estado de donde es oriunda Meghan Markle. En febrero de 2021, la reina Isabel II anunció que la pareja perdería sus últimos títulos.

Entérate más:  Alofoke Radio Show estrena su primera docuserie 'Historia de Vida'

“Lo que más lamento es no haber tomado posición más temprano en mi relación con mi esposa, denunciando el racismo” que sufrió la exactriz de madre negra y padre blanco en la prensa y en las redes sociales, dice Enrique.

El príncipe no vuelve a acusar de racismo a su propia familia. Antes había dicho que un familiar se preocupó sobre el color de piel de su hijo antes de que naciera.

La acusación sacudió al Palacio de Buckingham. El príncipe Guillermo aseguró que los Windsor “no son una familia racista”.