Con una exhibición de 41 puntos de Chris Paul ante su exequipo, los Phoenix Suns derrotaron el miércoles 130-103 a Los Angeles Clippers y sellaron su primera clasificación a las Finales de la NBA desde 1993.

Tras 16 años de carrera, Chris Paul competirá por primera vez por el anillo después de un recital de 41 puntos, 7 triples y 8 asistencias ante su antigua afición en el Staples Center de Los Ángeles.



«Han sido 16 años de cirugías, de trabajo duro, de derrotas, de derrotas malas. Vamos a disfrutar esta noche», dijo aliviado Paul, de 36 años.



«Estoy muy contento por toda la gente que me rodea. Por hacerlo aquí, contra un equipo por el que siento el máximo respeto. Siempre seré un Clipper. Amo a estos fans», dijo el base, que fue abucheado por los seguidores angelinos.



Los Suns liquidaron esta final de la Conferencia Oeste por marcador de 4-2 y esperan ahora rival del ganador de la final del Este, en la que Milwaukee Bucks y Atlanta Hawks están empatados 2-2.

Serán las terceras Finales de la historia de los Suns, que anteriormente perdieron en 1976 ante los Boston Celtics y en 1993, con un equipo liderado por Charles Barkley, ante los míticos Chicago Bulls de Michael Jordan.

La llegada este año de Paul a Phoenix, un equipo que no clasificaba a playoffs en una década, dio un vuelco a la franquicia hasta auparla al segundo lugar de la fase regular del Oeste y a unos playoffs en los que eliminaron en primera ronda a los vigentes campeones, Los Angeles Lakers (4-2) de LeBron James, y luego a los Denver Nuggets (4-0).

Entérate más:  Curry desmonta a los Clippers con un descomunal último cuarto

El base estuvo secundado por el gran anotador del equipo, Devin Booker, que terminó con 22 puntos.

Los Clippers, que jugaban la primera final de conferencia de su historia, no pudieron forzar el séptimo juego de una serie que han tenido que disputar sin su gran estrella, Kawhi Leonard, lesionado en la rodilla en la eliminatoria anterior ante los Utah Jazz.

Su otra figura, Paul George, se quedó en 21 puntos (6/15 en tiros de campo), sin fuerzas para comandar otro triunfo como hizo el lunes en Phoenix con 41 puntos.

«No hay excusas, con lesionados o no lesionados, hubo partidos que se decidieron por una o dos posesiones. Pero el equipo sano suele ganar a estas alturas», dijo George. «Con Kawhi hubiera sido diferente».

 

– Grandes frustraciones –

 

En una segunda mitad de ensueño, Chris Paul anotó 31 puntos para sentenciar al equipo en el que jugó durante seis temporadas (2011-2017), en las que nunca llegó a pasar las semifinales de conferencia.

Paul era, hasta el miércoles, un integrante ilustre de la lista de mejores jugadores de la historia que nunca han pisado las Finales.

Entérate más:  Grizzlies masacran por 73 puntos a Thunder, la victoria más abultada de la historia NBA

El ahora director de juego de los Suns se había quedado varias veces a las puertas de las Finales en una carrera en la que jugó también para los Pelicans, Clippers, Rockets y Thunder.

Su mayor frustración fue en 2018 cuando sus Rockets estaban 3-2 por encima de los temibles Warriors en las finales del Oeste y, con Paul lesionado en el sexto y séptimo partido, Houston acabó eliminado.

En esta eliminatoria Paul se perdió los dos primeros juegos por una cuarentena por coronavirus.

Los 41 puntos del base este miércoles igualaron su mejor marca en playoffs y la segunda para un jugador de al menos 36 años, solo superado por los 50 puntos de Karl Malone (Jazz) en 2000.

 

– Un año «especial» –

 

Phoenix mandó toda la primera mitad de la mano de su trío de figuras que conforman Booker, Paul y el joven pívot DeAndre Ayton (16 puntos y 17 rebotes).

Por los Clippers Paul George cedía responsabilidades ofensivas a Marcus Morris (26 puntos) y el base Reggie Jackson (13).

Devin Booker, que volvió a jugar sin la máscara que le protege de su lesión de nariz, colocó a mediados del tercer cuarto una ventaja de 13 puntos (80-67) con una feroz volcada que celebró con rabia.

Entérate más:  Harden impone su ley en Brooklyn y Lakers dejan a LeBron fuera por protocolos de covid-19

Varias imprecisiones de los Clippers permitieron contragolpes de los Suns que estiraron su ventaja hasta los 17 puntos (89-72), lo que parecía encarrilar su triunfo con antelación.

Pero los Clippers, un equipo que ha resucitado en multitud de ocasiones en estos playoffs, no se iban a dar por vencidos tan pronto y se volvieron a meter en el partido con un parcial de 10-0.

La racha angelina, y la ilusión de sus aficionados, fue cortada en seco por Chris Paul, su antiguo ídolo.

El base se puso a su equipo sobre los hombros para sumar 14 de los 16 siguientes puntos de su equipo y decidir el destino de la eliminatoria.

La frustración entre los Clippers provocó que el agresivo Patrick Beverley fuera expulsado a cinco minutos del final por propinar un fuerte empujón por la espalda a Paul.

Dos minutos después, el técnico Ty Lue retiró a Paul George y al resto de titulares para que recibieran la ovación del Staples Center, que les agradeció por unos vibrantes playoffs en los que remontaron en dos ocasiones desventajas de 2-0, ante Mavericks y Jazz, una gesta que nadie había logrado.

«Tuvimos muchas lesiones pero este año fue muy especial. Hicimos cosas que nadie había podido hacer. Estoy muy orgulloso de ellos aunque nos quedáramos cortos», reconoció Lue.