Una mujer contó que a sus 41 años de vida jamás ha visto a linda. No fue una elección de vida o una loca promesa, sólo se «olvidó de tener relaciones».

Michelle, como se llama, tampoco tiene mucha experiencia besando: apenas a besado a dos hombres en toda su vida. Además nunca no tuvo citas en ningún Día de San Valentín, ni la han besado bajo el muérdago en una fiesta de año nuevo.



Sin embargo, Michelle no abandona el deseo de perder su virginidad y vivir plenamente hacer el amor, como todos.

El duro testimonio de Michelle se pudo ver en el programa de TLC Virgin Diaries. “Siento que mi virginidad no es tanto una elección como una ocurrencia tardía», define.



“Sabes que la primera vez que la mayoría de la gente tiene la oportunidad es en la escuela secundaria y yo era un friki, una nerd y un poco tonta», agrega la mujer.

Entérate más:  Sobre los aportes y sacrificios de las madres solteras dominicanas


La mujer organizó una fiesta para contarle a sus seres queridos su situación.

«La mayoría de la gente va a la universidad, yo no, no aprendí ese estilo de vida social, estaba perfectamente feliz de ir a casa, ver televisión, tal vez ir al cine el fin de semana con mi mamá».

Aún así, Michelle no había tirado la toalla en su vida amorosa. Intento tener algunas citas, pero nunca llegaron a nada. “Solo he besado a dos hombres y nunca he visto a un hombre sin ropa”, dice.

“Traté de tener una relación y fue algo muy importante. Besándolo al final de la noche, pero estaba tan asustada que literalmente vomité».

“No se me ha planteado que la primera vez tiene que ser perfecta. Es como tener un dedo del pie extra o algo así, solo quiero cortarlo y seguir adelante».

Una fiesta para liberarse de su «vergüenza»
Michelle está convencida de que ocultar este secreto «vergonzoso» es en parte culpable de su falta de experiencia sexual.

Entérate más:  Sobre los aportes y sacrificios de las madres solteras dominicanas

Con eso en mente entonces, Michelle organizó una «fiesta de presentación» para sus amigos y familiares para «develar su secreto». “Siento que siempre estoy ocultando este secreto», explica.

“Tuve la idea de hacer una fiesta de presentación porque pensé que sería una buena manera de reunir a todos y hacerles saber que todavía soy virgen», cuenta Michell.

“Espero que publicarlo despierte algo de interés, definitivamente no estoy planeando morir virgen en absoluto».

“Desde mi experiencia previa con las citas, el problema no era tanto tener intimidad sino el secreto. El acto en sí da miedo, pero creo que tengo más miedo de contárselo a alguien».

Cuando llegó el momento, todos sus familiares y amigos hicieron silencio y escucharon atentos el anuncio que tenía preparado Michelle, sumamente nerviosa. “Cuando las palabras salieron de mi boca, no podía mirar a nadie”, contó.

Pero para su sorpresa, sus amigos y familiares recibieron la noticia con aplausos, y algunos tíos incluso le dijeron a Michelle que encuentran su virginidad «sexy».

Entérate más:  Sobre los aportes y sacrificios de las madres solteras dominicanas

Encantada, Michelle cierra: «Tener este secreto a la vista hará que mi vida amorosa sea más fácil porque ya no será un secreto».

Fuente: The Sun