Santo Domingo, RD. – El pasado 15 de noviembre el Poder Ejecutivo remitió al Congreso Nacional un proyecto que modifica las leyes 237-20 y 166-21 de Presupuesto General del Estado 2021, para introducir cambios en las proyecciones de ingresos y en la programación del gasto, dejando inalteradas las necesidades de financiamiento para este año.

La solicitud se hizo de conformidad con el artículo 234 de la Constitución de la República y el artículo 48 de la Ley Orgánica de Presupuesto para el Sector Público núm. 423-06, de fecha 17 de noviembre de 2006.



La decisión de presentar una nueva modificación presupuestaria se sustenta en la dinámica de las cuentas fiscales durante los primeros 10 meses de 2021, en una perspectiva macroeconómica que apunta a una expansión real de la economía en torno al 10.7 % para el presente año y en el compromiso de la actual administración de transparentar la gestión de los recursos públicos.

La pieza sometida para estudio y aprobación plantea un incremento de los ingresos fiscales en el orden de RD$63,641.8 millones respecto a lo proyectado en el Presupuesto Reformulado en julio. Se estima ahora que los ingresos fiscales al cierre de 2021 ascenderán a RD$830,007.2 millones, equivalentes a 15.6 % del Producto Interno Bruto (PIB) proyectado. Este cálculo se basa en la dinámica que se ha evidenciado hasta el momento, las promisorias perspectivas económicas en lo restante del año y la continuación de los esfuerzos para combatir la elusión, la evasión y el fraude fiscal.

Entérate más:  Amonestan en Francia a mediático científico por promover la hidroxicloroquina contra el covid


En cuanto al gasto, se plantea un incremento neto de RD$13,263 millones, con lo cual las erogaciones ascenderán a RD$989,853.2 millones o 18.6 % del PIB estimado para el año. El incremento en el gasto responde a la creciente demanda de recursos asociados a apoyar la dinamización y el fortalecimiento del tejido productivo, los programas sociales necesarios para apoyar a la población más vulnerable, la lucha contra la pandemia y el efecto de contrarrestar el alza en los productos de consumo masivo.



La pieza destaca que el incremento total del gasto para lo que resta del año ha sido mitigado por un fuerte proceso de priorización y aumento en la eficiencia en la calidad del gasto público, esfuerzo que ha logrado producir ahorros por RD$22,075 millones en la contratación de servicios de publicidad, impresión, viáticos, alquileres, seguros, sobresueldos, dietas y gastos de representación, así como en la compra de materiales y suministros. De igual forma, señala que, adicionalmente al incremento del gasto, se produjo una recomposición entre instituciones por valor de RD$52,058.6 millones, que permitió la canalización de recursos a las áreas prioritarias.

Entérate más:  Abinader emite decreto que dispone erigir un mausoleo en honor a Enriquillo

Al considerar la evolución futura de los ingresos y la expansión del gasto, el proyecto contempla una disminución en el déficit fiscal de RD$50,378.8 millones respecto a lo estimado previamente. La brecha entre los ingresos y gastos se ubica en RD$159,846 millones al cierre de año, retornando al 3 % del PIB previsto a inicios de 2021.

La pieza remitida plantea, de igual forma, un incremento en las aplicaciones financieras por RD$50,378.8 millones, alineado con la evolución del resultado fiscal. Este aumento responde al objetivo de crear el espacio para una potencial operación de manejo de pasivos, supeditada a las condiciones crediticias de los mercados. Una transacción de este tipo permitiría organizar la estructura de vencimientos de la deuda, mejorar el perfil y reducir el costo del financiamiento, congruente con la estrategia de endeudamiento desarrollada en el último año.

Por segunda vez consecutiva, las modificaciones presupuestarias presentadas no involucran un aumento del nivel de endeudamiento público en relación con el presupuesto vigente, lo cual marca un hito en el manejo de las finanzas públicas.

Entérate más:  Angela Merkel y un legado de contrastes

A través de esta modificación presupuestaria, el Gobierno transparenta la gestión de los recursos públicos y reafirma su compromiso de participar activamente en el proceso de reactivación económica integral, siempre bajo la sostenibilidad fiscal.