Su mánager, Lenín Ramírez lo explicó a Listín Diario: «Lo bajé a las dos de la madrugada porque los productores no lograron sacar el permiso correspondiente de las autoridades de extensión de horario».

Luego agregó: «Si no hay permiso de extensión de horario hay que bajarlo a la hora que manda la ley, Anthony Santos es un artista respetuoso de la ley, el único artista dominicano que no hizo fiestas clandestinas en la pandemia fue él».



Ramírez expresó que ellos están cumpliendo la disposición gubernamental de horarios específicos para tocar y las recomendaciones de las autoridades de salud para el manejo de la pandemia.

«Si un decreto presidencial dice que de lunes a jueves se toca hasta las dos de la mañana y el productor no me entrega un permiso oficial a mí de que el artista puede estar hasta las 4 o hasta las 5 pues lamentablemente no puedo exponer a Anthony a una falta, nosotros cumplimos con la ley, lamentablemente», manifestó.



Entérate más:  Clarissa Molina dice vivió una pesadilla en el Miss RD Universo

En la fiesta de Baní, Anthony subió a las 12 de la medianoche como de costumbre, «hizo dos horas de show y bajó porque así lo dispone la ley».

En las redes sociales hubo protestas de personas se sintieron engañadas porque pagaron por una fiesta como están acostumbrados, «de apaga y vámonos, hasta que salga el sol».

«Si hay un permiso que dice que dice que puede tocar más de ahí y me lo entregan a mí, que soy su representante, se tocaba… porque entonces si lo hacemos se puede convertir en un problema para nosotros», reiteró Ramírez.

Que se recuerde, es la primera vez que pasa algo en una fiesta de Anthony Santos y más en la región del Cibao, donde el público sabe que el artista puede permanecer en tarima pasadas las 5:00 de la madrugada y en algunos casos hasta las 7:00 de la mañana.

Ramírez admitió que «fue algo chocante para el público, porque sabe cómo son las fiestas de Anthony, el publico jamás había visto eso, que solo toque dos horas, primera vez que pasó eso, pero no pudimos hacer más de ahí, no fue culpa de nosotros, es un decreto que hay que respetar».