Miami, Estados Unidos. El golfista estadounidense Tiger Woods, entre lágrimas, recordó la lucha contra el racismo cuando era joven y el apoyo de sus padres durante su carrera en una emotiva ceremonia de ingreso al Salón de la Fama del Golf Mundial.

Woods fue aclamado por una carrera trascendente que lo ha visto capturar 15 títulos de Grand Slam, superado solo por el récord de 18 de Jack Nicklaus, además de ganar 82 títulos del PGA Tour de Estados Unidos, empatado con Sam Snead por el récord de todos los tiempos.



El estelar jugador agradeció a los instructores, caddies, amigos y familiares, muchos de ellos presentes, por el apoyo que le ayudó a convertir los sueños de la infancia en una carrera deportiva histórica.



«No llegué aquí solo», dijo Woods. «Tuve padres, mentores y amigos increíbles que me apoyaron en los momentos más oscuros y celebraron los momentos más altos».

El ex número uno añadió que «en realidad es un premio del equipo». «Todos ustedes me permitieron llegar aquí y solo quiero agradecerles desde el fondo de mi corazón».

El estadounidense, de 46 años, estuvo entre los cuatro consagrados en una ceremonia en la sede del PGA Tour de Estados Unidos en Ponte Vedra Beach, Florida, junto con el excomisionado del PGA Tour Tim Finchem, la fallecida pionera del golf Marion Hollins y la cuatro veces ganadora de Grand Slam femenino Susie Maxwell Berning.

Entérate más:  Video - El juidero luego de un juego de la NBA

Woods se emocionó antes de comenzar a reflexionar sobre su vida y abrió sus comentarios diciendo: «Acabo de perder una apuesta con (el veterano de la PGA Steve) Stricker, ya que dije que no lloraría».

 

– Una infancia dura –

 

Woods recordó haber tenido que buscar pelotas de golf perdidas en los campos de golf para practicar cuando era niño y su inspirador padre Earl le dijo que dejara de apostar por monedas de veinticinco centavos, así que «llegué a casa una semana después, tenía el bolsillo lleno de dólares».

«Una de las cosas que me impulsó fue su pasión por jugar al golf», dijo Woods sobre su padre.

A Woods le picó el racismo cuando se le negó el acceso a los camerinos, por lo que se tuvo que cambiar de zapatos en el estacionamiento.

«Tenías que ser el doble de bueno para tener la mitad de la oportunidad (así que), fue muy duro, me dolió mucho. No se me permitía entrar a los camerinos. El color de mi piel dictaba eso… A medida que envejecía, eso me impulsó aún más».

Entérate más:  El dominicano Mariano Díaz podría pasar a la Premier League este verano

Mientras su padre enseñaba golf, su madre tailandesa, Kultida, le infundió una dureza que le sería muy útil en las próximas décadas de competición.

Woods dijo que no se habría convertido en una leyenda «sin los sacrificios de mamá y papá, quienes me inculcaron esta ética de trabajo para luchar por lo que creo, para perseguir mis sueños».

 

– ‘Woods, un luchador’ –

 

Hubo dificultades. Woods admitió aventuras con múltiples amantes en diciembre de 2009 y se divorció de su entonces esposa Elin Nordegren en agosto de 2010.

Woods luchó con lesiones en la rodilla y la espalda y se sometió a múltiples cirugías en ambas, preguntándose si alguna vez viviría sin dolor de espalda antes de que una operación de 2017 le permitiera volver a jugar, poniendo fin a una sequía de cinco años sin victorias en el Tour Championship de 2018.

En 2019, Woods ganó el Masters, su primer título importante desde el US Open de 2008, abrazando a los niños Sam y Charlie en el green 18 en Augusta National de la misma manera que había abrazado a sus padres allí después de su triunfo en el Masters de 1997.

Entérate más:  Los Warriors aplastaron a los Mavs en el primer juego

Woods sufrió graves lesiones en las piernas en un accidente automovilístico en febrero de 2021 y continúa recuperándose, diciendo que espera poder jugar algunos eventos cada año, pero hasta ahora no ha dado un calendario para un posible regreso.

Woods fue presentado por su hija Sam, quien notó el accidente en sus comentarios.

«No sabíamos si volvería a casa con dos piernas o no», dijo su hija en la ceremonia. «No solo estás siendo incluido en el Salón de la Fama, sino que estás parado aquí con tus propios pies».

«Es por eso que te mereces esto, porque eres un luchador. Has desafiado las probabilidades cada vez (incluyendo) poder caminar solo unos meses después de tu accidente», recordó su hija.