Santo Domingo, RD – El expelotero de Grandes Ligas David Ortiz aseguró este lunes que él es el más interesado en que se esclarezca todo lo concerniente al atentado que sufrió en el 2019, cuando casi pierde la vida luego de ser tiroteado en un centro de diversión de Santo Domingo.

Ante el reciente reportaje del periódico Boston Globe, que culpa directamente al narcotraficante César Emilio Peralta (El Abusador) del intento de asesinato, Ortiz dijo que está a la espera que los procesos judiciales abiertos arrojen claridad y tenga todas las respuesta sobre lo que pasó en junio del 2019.



Ortiz agradeció tanto a la República Dominicana como los Estados Unidos por la solidaridad mostrada luego de que sufriera el atentado, por el que unas 13 personas guardan prisión preventiva en la nación caribeña.

El sábado pasado, la opinión pública fue sorprendida con un reportaje del periódico Boston Globe, que señaló que el narcotraficante César el Abusador mandó a asesinar a Ortiz en el 2019. La investigación, que estuvo a cargo de Ed Davis, excomisionado de la Policía de Boston, no especificó los motivos que pudieron haber llevado a Peralta a atentar contra Ortiz, aunque precisó que el presunto narco, quien fue vecino del expelotero en una lujosa torre en Santo Domingo, se sintió irrespetado por el ex grandes ligas.



Entérate más:  Los Celtics se colocan a un triunfo de las Finales de la NBA

Ortiz, elegido en enero pasado miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas, fue herido de un disparo por la espalda el 9 de junio de 2019 en un bar de Santo Domingo cuando compartía con un grupo de amigos.

Las autoridades que investigaron el incidente aseguraron que se trató de una confusión, pues los ejecutores del intento de homicidio lo confundieron con otro hombre.

Luego de su recuperación en un hospital de Boston, Ortiz dispuso una investigación particular que, según el exjugador, también concluyó en que se trató de una confusión.

Por el caso fueron imputados 13 hombres, entre ellos el supuesto autor intelectual, Víctor Hugo Gómez.