Washington, Estados Unidos. Los nuevos envíos de armas estadounidenses comenzaron a llegar a las fronteras de Ucrania para ser entregadas al ejército de ese país, indicó este lunes un alto funcionario del Pentágono.

«Cuatro vuelos llegaron de Estados Unidos ayer a la región, con diversos equipos», anunció el funcionario que solicitó anonimato.



Un quinto vuelo debería llegar en las próximas 24 horas, «lo que hará cinco vuelos en igual número de días» desde que el presidente Joe Biden anunció el miércoles una nueva ayuda militar por 800 millones de dólares para Ucrania, resaltó.

Además, militares estadounidenses desplegados en el frente oriental de la OTAN desde el inicio de la invasión rusa comenzarán «en los próximos días» a formar a militares ucranianos en el manejo de cañones M777 Howitzer, las piezas de artillería de última generación que Estados Unidos entregó por primera vez al ejército ucraniano.



Aunque su manejo no es fundamentalmente diferente del que conoce el ejército ucraniano, estos cañones utilizan proyectiles de 155 mm, empleados por los países de la OTAN, mientras que Ucrania solo dispone de proyectiles de 152 mm, fabricados por Rusia.

Entérate más:  Los neumáticos sin aire, una lenta revolución en marcha

Por su parte, las fuerzas rusas comienzan a sentir el efecto de las sanciones en su aprovisionamiento en armas, en particular de misiles guiados, indicó el alto funcionario del Ministerio de Defensa estadounidense.

Las sanciones «tuvieron un efecto sobre la capacidad de (el presidente ruso, Vladimir) Putin para reaprovisionarse y reequiparse, en particular en cuanto a los componentes de sus sistemas y misiles guiados con precisión», dijo.

Por otro lado, sabemos que se esfuerzan en reaprovisionarse con su propia industria de defensa y se preguntan a qué velocidad y qué grado pueden acelerar su producción de armamento», agregó. «Las sanciones tienen un efecto sobre su capacidad para hacerlo».

Las armas más modernas usan chips electrónicos cuyos principales productores son Taiwán y Corea del Sur, dos países aliados de Estados Unidos que dejaron de exportar esos productos a Rusia en línea con las sanciones decretadas en contra de ese país por la invasión de Ucrania.