Washington, Estados Unidos. Las autoridades sanitarias estadounidenses anunciaron este viernes que investigan 109 casos de un tipo de hepatitis grave en niños, cinco de los cuales murieron.

Estos casos de inflamación hepática grave se han detectado en 25 estados y territorios del país en niños con un promedio de edad de apenas 2 años, dijo un alto cargo de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC) en rueda de prensa.



Fuera de Estados Unidos también se han identificado más de 200 casos, particularmente en Europa, dijo otro funcionario. El jueves Argentina y Panamá reportaron un primer caso cada uno.

Debido a su corta edad, la mayoría de los niños afectados no eran aptos para ser vacunados contra el covid-19.



«La vacunación contra el covid-19 no es la causa» de esta enfermedad, recalcó Jay Butler, subdirector para enfermedades infecciosas en los CDC, insistiendo en que quiere poner fin a los rumores que circulan en internet.

Entérate más:  Lula se casa en Brasil a cinco meses de las elecciones

Sin embargo no se descarta como posible causa la infección por covid-19.

La autoridad sanitaria privilegia no obstante la pista de un tipo de adenovirus, un virus bastante frecuente pero del que hasta ahora no se sabía que causara hepatitis en niños sanos.

Se ha confirmado que más de la mitad de los niños enfermos en Estados Unidos han dado positivo por el llamado adenovirus «tipo 41».

«Los investigadores de aquí y de todo el mundo trabajan duramente para determinar la causa», dijo Jay Butler.

Los casos en Estados Unidos han ocurrido durante los últimos siete meses, afirmó. Y el 14% de los niños afectados tuvo que someterse a un trasplante de hígado.

«Sabemos que esta noticia puede ser preocupante, especialmente para los padres de niños pequeños. Es importante recordar que estos casos de hepatitis grave son inusuales», dijo Butler.

El 90% de los niños tuvieron que ser hospitalizados, pero la mayoría se curaron.