Santo Domingo, RD.- El dirigente político Guido Gómez Mazara afirmó que el Gobierno dominicano no se puede permitir el desafío que representa la delincuencia cuando lleva a cabo actos cometidos como el sucedido en el sector Los Mameyes, cuando de manera tan visible se realiza un asalto a plena luz del día y utilizando armas de poderoso calibre.

A juicio del dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM) ese modus operandi es inaceptable, y no se puede permitir bajo ningún concepto, pues manda una señal muy -peligrosa a la sociedad, pues contribuye a generalizar el clima desconfianza y el pánico.



Foto de archivo

Gómez Mazara dijo que es peligroso que se permita que este tipo de actos que ya no solo se ven en las películas, y recordó que ya se han sucedido varios atracos en los que participan los delincuentes “en trulla”. “En las redes circulan vídeos de delincuentes que llegan a colmados y lugares y le roban a todo el mundo. La Policía debe actuar”, dice.

Entérate más:  Él espera que caminemos y hagamos lo que Él hace

“La mejor y más confiable estadística que se puede tener de la delincuencia es cuando uno camina por los barrios y ve que el miedo se expande, que las mujeres se meten en dinero entre los sostenes, y los celulares en las partes más impensables”, afirmó.



Ratificó que el asalto en Los Mameyes donde los delincuentes cargan con un botín de alrededor 9 millones de pesos, puede crear la falsa percepción de que ya las autoridades han perdido el control de lo que sucede en los barrios, y eso es peligroso para la democracia y para la cotidianidad en que nos desenvolvemos todos.

Reclamó que se agilice el tema de la reforma policial, pues ese es un problema que no puede esperar, ya que en clima de terror, miedo y desconfianza ninguna sociedad puede avanzar. Para Guido, el tema de la inseguridad que se vive ya es impostergable, y hay que resolverlo.

Llamó a las autoridades a beber de la experiencia y los planes que, respecto a la delincuencia han establecido en países como en Colombia, Nueva York, México, aunque recalcó que hay que tomar en cuenta que “en cada sociedad el fenómeno es distinto y requiere medicinas distintas”.