Ciudad del VaticanoSanta Sede. La pérdida de biodiversidad y las guerras resultan graves amenazas para «la supervivencia de la humanidad», advirtió este miércoles el papa Francisco en un mensaje enviado a los participantes en el Vaticano a una conferencia sobre el cambio climático.

La conferencia, de dos días, que se inauguró este miércoles, organizada por la Academia Pontificia de las Ciencias, bajo el título «La resiliencia de los pueblos y los ecosistemas ante el estrés climático», tiene como objetivo buscar soluciones prácticas que aumenten la resiliencia de las personas y los ecosistemas.



«La pérdida de biodiversidad y las numerosas guerras que tienen lugar en varias regiones del mundo tienen consecuencias adversas para la supervivencia y el bienestar de la humanidad, entre ellos problemas de seguridad alimentaria y de contaminación creciente», advirtió el papa.

«El fenómeno del cambio climático se ha convertido en una emergencia que ya no se queda al margen de la sociedad. Y que ha asumido un papel central al afectar a la familia humana (…) especialmente a los pobres y a los que viven en las periferias económicas del mundo», escribió el pontífice en un mensaje enviado en inglés.



Entérate más:  Sentencian a 15 años de prisión una mujer acusada de explotación sexual de menores

Francisco, sumamente sensible al tema ecológico, recordó que la Santa Sede, en nombre y representación del Estado de la Ciudad del Vaticano, adhiere desde este mes a la Convención Marco de la ONU que prevé una limitación del calentamiento global.

Para abordar el cambio climático y sus impactos negativos, los líderes mundiales en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21), en París, acordaron a largo plazo reducir sustancialmente las emisiones de gases de efecto invernadero para limitar el aumento de la temperatura global en este siglo a 2°C y esforzarse para limitar ese aumento a incluso de tan solo el 1,5ºC.

El pontífice argentino hizo un llamado a «las naciones más favorecidas económicamente para que reduzcan sus propias emisiones y brinden asistencia financiera y tecnológica a las regiones menos prósperas para que puedan seguir su ejemplo», subrayó.